Yuliana Escobar Alfaro. 11 marzo
Vista aérea de los disturbios por el bloqueo militar a la ayuda humanitaria en la frontera entre Venezuela y Colombia. Foto AFP
Vista aérea de los disturbios por el bloqueo militar a la ayuda humanitaria en la frontera entre Venezuela y Colombia. Foto AFP

Opositores al gobierno del dirigente chavista Nicolás Maduro fueron quienes, posiblemente, quemaron camiones con ayuda humanitaria para Venezuela, a finales de febrero, según una investigación realizada por el diario estadounidense The New York Times.

El incendio ocurrió el 23 de febrero, fecha fijada por el presidente interino, Juan Guaidó, para el ingreso de esa asistencia, donada por Estados Unidos.

Antes de las 2 p. m. (hora local) de ese día, en la frontera de Venezuela con Colombia, los militares venezolanos bloqueaban la entrada de cuatro camiones con la ayuda, en tanto los seguidores de Guaidó exigían la entrada de los insumos.

De acuerdo con el periódico, que recopiló y analizó videos inéditos y otros que ya habían dado a conocer, la reconstrucción de los hechos “sugiere que un coctel molotov lanzado por un manifestante en contra del gobierno (de Maduro) es el causante más probable del incendio”.

La revisión de una de las grabaciones permite ver que uno de los manifestantes lanza una bomba casera y un trapo se desprende de esta e impacta el segundo camión que estaba en fila esperando entrar a suelo venezolano. Sobrevino el fuego que, en pocos minutos, se extendió a dos más de los cuatro vehículos cargados con productos para mitigar las carencias de la población.

El rotativo también aludió a una grabación divulgada por el gobierno de Colombia. Al video, presuntamente, le faltan 13 minutos, tiempo durante el cual se evidencia la acción del manifestante que detona el incendio accidentalmente.

La información del Times contrapone la versión de autoridades de Estados Unidos, de Colombia y del entorno de Guaidó que responsabilizaron a la administración de Maduro por el incidente.

El diario recordó que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, denunció que el “tirano en Caracas bailó” mientras sus secuaces “quemaban comida y medicinas”, en tanto el Departamento de Estado divulgó un video en el cual afirmaba que Maduro ordenó incinerar la ayuda.

El Times informó de que consultó al gobierno de Donald Trump sobre su pesquisa. En un comunicado, funcionarios se mostraron más cautos con respecto a aquellas afirmaciones tajantes.

“Relatos de testigos presenciales indican que el fuego empezó cuando las fuerzas de Maduro bloquearon con violencia la entrada de la asistencia humanitaria”, dijeron. “No especifica si esas fuerzas de Maduro iniciaron las llamas”, consignó el diario.

El plan para entregar ayuda humanitaria siempre contó con el rechazo de la administración chavista, la cual ha alegado que tal asistencia es una mampara para una posterior intervención militar de Washington. En varias ocasiones aseguró que en Venezuela no existe escasez ni necesidad y que los productos despachados estaban vencidos.

Diez días después de que Guaidó juró como presidente encargado, el 23 de enero, anunció que se recibiría ayuda humanitaria por las fronteras con Colombia y Brasil. El 6 de febrero, el puente que une a Colombia con Venezuela amaneció bloqueado con mallas de construcción, vigas, una cisterna y dos contenedores de carga.

El gobierno venezolano no esperó mucho para cerrar las fronteras terrestres y aéreas con Colombia, Brasil y las Antillas Holandesas.

La oposición tenía preparados tres centros de acopio: en Cúcuta (Colombia), Roraima (Brasil) y en una isla caribeña.

Como resultado de los incidentes del 23 de febrero en la frontera colombo-venezolana, hubo dos muertos y decenas de heridos.

La crisis humanitaria de Venezuela ha obligado a casi tres millones de personas a emigrar a otros países en busca de una mejor vida.