AP y AFP. 14 mayo
El buque cisterna saudí Al-Marzoqah fondeado en aguas cercanas al emirato de Fuyaira, el lunes 13 de mayo del 2019. Aparentemente, fue blanco de un sabotaje.
El buque cisterna saudí Al-Marzoqah fondeado en aguas cercanas al emirato de Fuyaira, el lunes 13 de mayo del 2019. Aparentemente, fue blanco de un sabotaje.

Dubái, Emiratos Árabes Unidos. Cuatro petroleros anclados en Oriente Medio habrían sufrido daños por lo que gobiernos regionales describieron como “sabotaje”, aunque imágenes por satélite a las que tuvo acceso The Associated Press (AP) el martes no mostraban daños visibles en las embarcaciones.

Los detalles sobre el supuesto “sabotaje” el domingo de dos barcos saudíes, uno noruego y otro emiratí siguen sin estar claros, y las autoridades de los países afectados en el golfo Pérsico han declinado señalar a un sospechoso.

Pero el suceso dejó sobre la mesa los crecientes riesgos para los buques en una región vital para mantener los suministros energéticos globales, conforme crece la tensión entre Estados Unidos e Irán por el desmoronamiento de su acuerdo nuclear con potencias internacionales.

Estados Unidos ha advertido a los marinos de posibles ataques contra el tráfico marítimo comercial, y aliados regionales de Emiratos Árabes Unidos condenaron el supuesto “sabotaje” ocurrido cuando los petroleros estaban cerca del puerto emiratí de Fuyaira.

Un funcionario estadounidense en Washington dijo a AP, sin presentar pruebas, que la primera evaluación de un equipo militar estadounidense apuntaba a que Irán o aliados de Irán habían utilizado explosivos para abrir agujeros en los cascos de los barcos.

La fuente, que no estaba autorizada a comentar la investigación, solo aceptó revelar lo anterior a cambio de no dar su nombre.

Emiratos Árabes Unidos, por su lado, anunció este martes una investigación sobre el “sabotaje deliberado” contra aquellas naves.

La Quinta Flota de Estados Unidos, que patrulla Oriente Medio y opera desde una base en Fuyaira, ha rechazado hacer comentarios en varias ocasiones.

Washington ya había advertido a los barcos de que “Irán o sus aliados” podrían querer atacar al tráfico marítimo en la región.

Estados Unidos desplegó el portaaviones USS Abraham Lincoln y varios bombarderos de B-52 en el golfo Pérsico para contrarrestar una supuesta y aún no especificada amenaza por parte de Teherán.

España retiró el martes de forma temporal a una de sus fragatas, que forma parte de la escolta del buque estadounidenses, para alejarla de la zona del Golfo debido a las crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán.

El petrolero emiratí A. Michael fue otra de las naves que supuestamente sufrió un sabotaje en aguas del golfo Pérsico.
El petrolero emiratí A. Michael fue otra de las naves que supuestamente sufrió un sabotaje en aguas del golfo Pérsico.

La Méndez Núñez, con 215 marineros a bordo, no cruzará el estrecho de Hormuz con el grupo de combate del USS Abraham Lincoln, según el Ministerio español de Defensa.

La fragata era el único buque no estadounidense de la flota.

Naciones Unidas hizo una llamada a “todas las partes implicadas a ejercer la moderación por el bien de la paz regional, que incluye garantizar la seguridad marítima” y la libertad de navegación, según el portavoz de la ONU Farhan Haq.