Agencia AFP. 8 diciembre

Corinaldo. Cinco adolescentes y una mujer adulta murieron este sábado en un movimiento de pánico de cientos de jóvenes que asistían a un concierto de rap en una discoteca de Corinaldo, cerca de la ciudad italiana de Ancona.

Los jóvenes, tres chicas y dos chicos, tenían entre 14 y 16 años, la mujer, que acompañaba a su hija al concierto, 39 años.

La vida de diez heridos aún corría peligro este sábado por la mañana, según fuentes hospitalarias.

"Quizás debido a la dispersión de una sustancia urticante, los jóvenes huyeron pisándose los unos a los otros. Por desgracia, seis fallecieron y hay decenas de heridos", anunciaron los bomberos en Twitter.

Los recursos de asistencia se hicieron presentes en el lugar. Se investiga las causas de la estampida.
Los recursos de asistencia se hicieron presentes en el lugar. Se investiga las causas de la estampida.

Un vocero del cuerpo de los carabineros, Cristian Carrozza, explicó que la policía aún no había podido aclarar “qué empujó a los jóvenes a salir en estampida”. El vocero añadió que “había tres salidas de socorro y solo una fue utilizada”.

Según los medios, el drama se produjo hacia la una de madrugada.

Gran convocatoria

En el local, Lanterna Azzurra, situado en medio del campo en esta comuna cerca de la costa adriática, había alrededor de un millar de personas, muchos de ellos muy jóvenes. Habían acudido a un concierto de Sfera Ebbasta, un rapero muy popular apodado el “rey del trap”.

“Estábamos bailando esperando que empezara el concierto cuando sentimos un olor agrio. Corrimos hacia una de las salidas de emergencia pero la encontramos bloqueada, los porteros nos dijeron que volviéramos a entrar", contó a la prensa un joven de 16 años que resultó herido y que fue llevado en estado de confusión a un hospital de Ancona.

Según varios testimonios recogidos por la prensa, la masa se dirigió hacia un pequeño puente peatonal que da sobre el parking. La presión de los jóvenes provocó que decenas cayeran. Las que estaban debajo murieron aplastadas.

Los que no salieron corriendo y se quedaron en el interior del local salieron indemnes.

Familiares y amigos se consuelan mutuamente fuera de la morgue en Corinaldo, Italia.
Familiares y amigos se consuelan mutuamente fuera de la morgue en Corinaldo, Italia.

Los heridos, que sufren traumatismos y lesiones, fueron trasladados al hospital más cercano, en Senigallia, desde donde los más graves fueron trasladados a Ancona.

“No se puede morir así con 15 años”, aseguró el ministro del Interior, Matteo Salvini, que se comprometió a "encontrar a los responsables de estas seis vidas robadas, aquellos que por maldad, estupidez o codicia transformaron una fiesta en una tragedia”.

Salvini también anunció un minuto de silencio en la manifestación que su partido ultraderechista la Liga celebrará esta tarde en Roma y dijo que esperaba poder desplazarse al lugar de los hechos durante el día.

Además de los equipos de rescate, al lugar de los hechos se trasladaron investigadores para intentar determinar las causas del drama.

“Estoy profundamente entristecido por lo que sucedió” reaccionó el cantante Ebbasta en Instagram. “No quiero emitir juicios, pero sí me gustaría que todo el mundo se parara un momento para pensar lo peligroso y estúpido que es utilizar un spray irritante en una discoteca”, añadió.

El papa Francisco declaró, durante el Angelus del sábado, que rezaría por "los niños y la madre que murieron la noche pasada ... así como por los heridos".

Un hombre toca un cuerpo sin vida en el suelo fuera de la discoteca Lanterna Azzurra en Corinaldo, Italia.
Un hombre toca un cuerpo sin vida en el suelo fuera de la discoteca Lanterna Azzurra en Corinaldo, Italia.

Estos hechos recuerdan a la enorme estampida de junio de 2017, durante la retransmisión de la final de la Liga de Campeones de fútbol en la plaza San Carlo de Turín, que dejó un muerto y 1.500 heridos.

Unos minutos antes del pitido final, que marcó la derrota de la Juventus de Turín ante el Real Madrid, se propagó un rumor de bomba que provocó un movimiento de pánico entre los alrededor de 20.000 personas que seguían el encuentro deportivo en una pantalla gigante.