AFP. 16 noviembre, 2020
Una estatua de un joven explorador en las afueras de la sede de Boy Scouts of America en Irving, Texas. AP/Archivo
Una estatua de un joven explorador en las afueras de la sede de Boy Scouts of America en Irving, Texas. AP/Archivo

Washington. Cerca de 90.000 personas presentaron denuncias por abusos sexuales sufridos en los Boy Scouts de Estados Unidos hasta este lunes, fecha límite para beneficiarse de un fondo de indemnización creado por la organización juvenil.

“Se han presentado 88.000 denuncias”, dijo Michael Pfau, abogado de varias de las víctimas.

Esas cifras revelan la magnitud de los presuntos abusos cometidos durante décadas por miembros de la organización.

“Estamos horrorizados por la cantidad de vidas que han sufrido abusos en el pasado entre los scouts y conmovidos por la valentía de aquellos que han salido del silencio”, dijo la organización Boy Scouts of America en un comunicado, sin confirmar las cifras.

“Hemos abierto de forma voluntaria un proceso de fácil acceso para ayudar a las víctimas a solicitar indemnizaciones. Su respuesta ha sido desgarradora. Lo sentimos profundamente”, añadió esa organización, fundada en 1910 y que tiene unos 2,2 millones de miembros de entre cinco y 21 años.

Afectada por las acusaciones de abuso sexual, se declaró en bancarrota en febrero con el objetivo de congelar todos los reclamos de compensación presentados por ex boy scouts en tribunales y redirigirlos a un fondo de indemnización.

Boy Scouts of America, que estima sus activos en más de $1.000 millones, no ha indicado qué monto pretende dedicar al fondo.

Las revelaciones de abuso sexual entre los boy scouts de Estados Unidos salieron a la luz por primera vez en el 2012, cuando Los Angeles Times publicó documentos internos que abarcaban décadas de abuso sexual entre sus filas.

Se trataba entonces de unos 5.000 "expedientes de perversión", correspondientes a una cantidad similar de presuntos agresores entre los líderes scouts.

La mayoría nunca habían sido denunciados ante las autoridades y la organización se limitó a expulsarlos.

Desde entonces, las acciones legales se han multiplicado contra Scouts, en particular después de la extensión por varios estados de los plazos de prescripción para las agresiones pedófilas.