AFP. 4 agosto
Manifestantes antigubernamentales ocuparon un coche del metro de Hong Kong, el domingo 4 de agosto del 2019, como parte de sus protestas.
Manifestantes antigubernamentales ocuparon un coche del metro de Hong Kong, el domingo 4 de agosto del 2019, como parte de sus protestas.

Hong Kong. El transporte público y los vuelos internacionales en Hong Kong se tornaron un verdadero caos el lunes, en una jornada en que manifestantes lanzaron una nueva protesta y una huelga para aumentar la presión sobre las autoridades locales.

Activistas ocuparon estaciones del metro y mantuvieron abiertas las puertas de los trenes, impidiendo su circulación, en un escenario de incontables forcejeos, gritos y hasta improvisadas escenas de pugilato en los vehículos atestados de gente.

En varias partes de la ciudad los manifestantes también interrumpieron la circulación de vehículos, congestionando aún más el tránsito.

En tanto, en el aeropuerto de Hong Kong -uno de los más activos del mundo- más de 100 vuelos resultaron cancelados, mientras las autoridades aeroportuarias alertaron a los pasajeros sobre potenciales problemas adicionales.

El gremio que reúne el personal de la línea aérea Cathay Pacific emitió una nota con críticas a la acción de las autoridades.

“Durante más de 50 días el gobierno ha ignorado las demandas de la gente y solamente utilizó la fuerza policial para suprimir voces, causando desesperación en un enorme número de personas”, manifestó el gremio.

Otra jornada de enfrentamientos en Hong Kong

En tanto algunos pasajeros expresaban su irritación en el completo caos del transporte público este lunes, otros afirmaban que apoyaban la acción, luego de más de dos meses de protestas en favor de garantizar libertades democráticas.

“Mientras el gobierno no responda, es evidente que el movimiento (de protesta) aumentará”, expresó un empleado público, quien se identificó apenas como Leung, mientras trataba de conseguir transporte hacia su trabajo.

La jefa del Poder Ejecutivo local en Hong Kong, Carrie Lam, adelantó que ofrecerá una conferencia de prensa el lunes.

Desafío a China

La huelga prevista para este lunes se propone mostrar a China que aún existe suficiente apoyo popular a las protestas que desde hace meses ocupan las calles,pero que hasta ahora han logrado pocas concesiones del poder político.

Rápidamente, las protestas pasaron a adoptar consignas más amplias.

Pero si bien las protestas no parecen estar perdiendo el aliento, autoridades en Hong Kong y Pekín adelantaron su disposición de endurecer aún más su posición.

Incluso los militares chinos afirmaron estar listos para controlar los "intolerables" disturbios, caso sean llamados a intervenir.

Docenas de manifestantes han sido arrestados bajo cargos de promover disturbios públicos, que en Hong Kong representa una pena máxima de 10 años de cárcel.

Los manifestantes, que no tienen un líder, utilizan las redes sociales para coordinar sus protestas.

En una conferencia de prensa realizada el sábado, varios de los organizadores de la huelga -algunos de ellos con los rostros cubiertos- afirmaron que 14.000 personas de más de 20 sectores de la ciudad habían comprometido su acción para este lunes.

En virtud del principio "Un país, dos sistemas", Hong Kong goza de libertades desconocidas en el resto del país, en principio hasta 2047. Pero cada vez más hongkoneses temen que Pekín vulnere este acuerdo.

Esta semana, la guarnición del Ejército Popular de Liberación (EPL) basada en Hong Kong publicó un video de advertencia en el que daba cuenta de su capacidad de intervención.

La Policía bate récords de impopularidad, consideradas por los manifestantes como hombres al servicio de Pekín. Las autoridades defienden el uso de la fuerza, alegando ser víctimas de manifestantes muy radicalizados.