AP y AFP. 13 febrero
El periodista brasileño Leo Varas fue víctima del crimen organizado en Paraguay.
El periodista brasileño Leo Varas fue víctima del crimen organizado en Paraguay.

Asunción. Un periodista brasileño fue asesinado de 12 balazos por sicarios que irrumpieron en su vivienda en la ciudad de Pedro Juan Caballero, distante a 550 km al noreste de Asunción, en la frontera con Brasil, informó la Policía este jueves.

El reportero Leo Veras, un influyente de la comunicación en la frontera, intentó huir de los criminales corriendo hacia el patio trasero de su domicilio, pero recibió 11 impactos en la espalda y uno en la cabeza, reveló a la prensa el fiscal Marco Amarilla.

“Ese fue el disparo que le fulminó para rematarlo”, puntualizó.

Veras, quien trabajaba para varios medios digitales, tenía 15 años de residencia en Paraguay, con esposa e hijos paraguayos.

Los asesinos actuaron con el rostro oculto por pasamontañas y escaparon en una camioneta que los aguardaba, señaló el comisario de la zona, que llegó hasta el sitio del crimen, Rodolfo Núñez.

El suceso se produjo en presencia de la esposa, un hijo de la pareja y el suegro de Veras.

"Por sus características, es un crimen por encargo", comentó el fiscal Amarilla.

Veras, quien ejercía el periodismo principalmente en Brasil, había sido amenazado recientemente por su trabajo investigativo sobre el tráfico y la violencia en la frontera, según una nota del sindicato de periodistas de Mato Grosso.

El suegro de Veras vio a dos hombres armados llegar en una camioneta a toda velocidad que se detuvo en la esquina de la casa. Los hombres, encapuchados, abrieron fuego contra el periodista que intentó huir por el fondo de la casa.

La esposa del periodista dijo a las autoridades que su marido estaba preocupado y estresado últimamente, agregó Amarilla, y Veras se había despedido de su esposa consciente de que podía ser asesinado.

Veras parecía vivir con miedo desde hace tiempo. El periodista no solía participar de eventos públicos sociales.

En una entrevista para un documental de la Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo (Abraji), en el 2017, el periodista dijo que tenía miedo de ser asesinado y pedía, apenas, que su muerte no fuera muy violenta.

“Que no sea con tantos disparos de fusil porque acá cuando un pistolero quiere, abre la puerta de tu casa y dispara. Espero que sea apenas con un tiro para no arruinar tanto”, imaginaba Veras, tres años atrás.

La Abraji reclamó el jueves el esclarecimiento de las circunstancias del crimen.

“Todo asesinato es un intento de callar al mensajero, comprometiendo la libertad de prensa”, expresó la asociación periodística en una nota oficial.

La porosa frontera entre Paraguay y Brasil es habitualmente utilizada por contrabandistas de cigarros, pesticidas y drogas para ingresar a suelo brasileño, según las autoridades de ambos países.

Leo Veras es el decimoctavo periodista asesinado al estilo del crimen organizado desde que comenzó la etapa democrática en Paraguay hace 31 años.

En enero, en la ciudad fronteriza de Pedro Juan Caballero, donde se producen cerca de un centenar de muertes entre bandas mafiosas, se escaparon por un túnel de la cárcel local 76 presos, 40 de ellos de nacionalidad brasileña.

"El crimen organizado ha permeado todas las instituciones", dijo entonces el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y dijo que entre ellos hay políticos, policías y periodistas a su servicio.

Aparte del narcotráfico, la criminalidad violenta a través de ajustes de cuenta, sicariato y enfrentamiento entre bandas integradas por paraguayos y brasileños ha aumentado en forma notoria y ha rebasado hasta la seguridad penitenciaria, admitió la ministra de Justicia, Cecilia Pérez.