AFP. 5 noviembre, 2020
El papa Francisco ofició -este jueves 5 de noviembre del 2020- una misa en memoria de los cardenales y obispos que han muerto este año. La celebró en la basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano. AFP
El papa Francisco ofició -este jueves 5 de noviembre del 2020- una misa en memoria de los cardenales y obispos que han muerto este año. La celebró en la basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano. AFP

Ciudad del Vaticano. El papa Francisco dejó sin fondos propios a la Secretaría de Estado del Vaticano, tras el escándalo desatado por controvertidas inversiones, entre ellas la compra de un inmueble de lujo en Londres, explicó este jueves el portavoz del Vaticano.

Por orden del Pontífice, los recursos, gestionados por décadas por la Secretaría de Estado, pasarán a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) y controlados por la Secretaría para la Economía, precisó en una nota Matteo Bruni, director de la oficina de prensa del Vaticano.

La decisión se anunció el 25 de agosto pasado y tiene como objetivo garantizar mayor transparencia en las cuentas financieras de la Santa Sede, centro de un escándalo por sus oscuras inversiones.

Los opacos montajes financieros de la Secretaría de Estado, con un entramado de relaciones con empresas y asesorías, casi todas italianas, terminaron por crear un agujero de más de 454 millones de euros (unos $500 millones), denunció en agosto la revista italiana L’Espresso.

El Papa dispuso en la carta que una comisión verifique y controle en los próximos tres meses el cumplimiento de sus disposiciones.

Igualmente ordenó cortar todos los lazos con el fondo de inversión sospechoso, precisó Bruni.

Con una decisión inédita, Francisco ordenó en setiembre la remoción del cardenal italiano Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, a quien le retiró además todos sus derechos como purpurado por estar involucrado en el escándalo.

Becciu es mencionado en múltiples ocasiones en el marco de una investigación interna ordenada por el Papa sobre los opacos montajes financieros de la Santa Sede.

El prelado, de 72 años, que niega toda malversación de los fondos, será procesado en el curso de un juicio interno.

Para muchos observadores, Francisco lanzó una campaña final para hacer limpieza dentro de la Secretaría de Estado, considerada hasta hace poco como intocable.

“Llegó la hora de la transparencia”, advirtió hace pocos meses el Pontífice.

Francisco, en la carta enviada en agosto al cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, y divulgada este jueves, dispone que se abandonen las inversiones denunciadas.

“Se debe prestar especial atención a las inversiones realizadas en Londres y al fondo Centurión, del cual es necesario salir lo antes posible o al menos, disponer de ellas de manera que se eliminen todos los riesgos reputacionales”, pidió Francisco.