7 septiembre, 2016
Miles de personas acudieron este jueves a la marcha convocada por la oposición para exigir el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.
Miles de personas acudieron este jueves a la marcha convocada por la oposición para exigir el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Caracas

La oposición venezolana marchará una vez más, este miércoles, en las principales ciudades del país para presionar por un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, quien llamó a sus seguidores a salir a las calles, en una nueva demostración de fuerzas que acentúa la tensión social.

Fortalecida por la marcha multitudinaria del pasado 1.° de setiembre, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) instó a marchar hacia las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuyas 24 oficinas regionales estarán cerradas. En Caracas, en tanto, habrá una protesta simbólica al mediodía (hora local).

La oposición exigirá al CNE, al que acusa de ser aliado del gobierno, que acelere el referendo, mientras que el oficialismo afirma que la oposición solo busca la violencia y dar un golpe de Estado.

"Los violentos, los fascistas, los golpistas, (están) cada vez más aislados. Nosotros, cada vez más unidos", aseguró Maduro, elegido en el 2013 tras la muerte de Hugo Chávez para un mandato de seis años.

Maduro, quien enfrenta un impopularidad de alrededor del 75%, según encuestas privadas, minimizó la marcha del 1.° de setiembre, afirmando que reunió "no más de 30.000 personas", mientras la MUD estimó un "histórico" 1,1 millones.

"Vive en otro planeta. Se burlan de la paciencia del pueblo, por eso nos vamos a movilizar y dar este miércoles una demostración de civismo. ¿Qué va a pasar si siguen en la burla? Un estallido social", dijo el líder opositor, Henrique Capriles.

Crisis

La oposición considera el referendo como una "válvula de escape" al malestar y agobio de los venezolanos por una escasez que alcanza el 80% de alimentos y medicinas, así como una inflación, la más alta del mundo, que el FMI proyecta en 720% para este año.

Por su parte, Maduro achaca la crisis al desplome de los precios del petróleo y a una "guerra" económica de empresarios y políticos de derecha que buscan instalar un gobierno neoliberal fiel a Estados Unidos, tras 18 años de socialismo.

La MUD acusa al CNE de retrasar el proceso para que el gobierno gane tiempo: si el referendo tiene lugar antes del 10 de enero del 2017 y Maduro pierde, habrá nuevas elecciones presidenciales, pero si se realiza después y es revocado, le sustituiría su vicepresidente.

El oficialismo asegura que no habrá referendo en 2016 porque la oposición inició los trámites tarde por estar en conflictos internos. "No hay ninguna posibilidad, si acaso en marzo", repite el número dos del chavismo, Diosdado Cabello.