AFP.   13 noviembre, 2020
Combatientes de la milicia Amhara, que combaten al lado de las tropas gubernamentales etíopes, recibían entrenamiento el 10 de noviembre del 2020. AFP

Ginebra. La ONU advirtió este viernes de posibles crímenes por los numerosos civiles que habrían muerto en la región de Tigré en Etiopía, donde el Gobierno Federal lanzó hace diez días una operación militar.

El primer ministro, Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz el año pasado, ordenó esta operación en esa región disidente, causando conmoción en la comunidad internacional que teme que esto sea el comienzo de una larga y sangrienta guerra civil.

Cientos de personas han muerto y miles han huido de los combates y los ataques aéreos en el Tigré, a cuyos líderes Abiy acusa de buscar desestabilizar al país.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió una investigación exhaustiva sobre informaciones de una masacre en la ciudad de Mai-Kadra, denunciada por Amnistía Internacional.

"Si se confirma que fueron deliberadamente perpetrados por una de las partes en los combates, estos asesinatos de civiles equivaldrían desde luego a crímenes de guerra", dijo Bachelet en un comunicado.

Según testigos, la matanza fue perpetrada por la guerrilla de la región disidente del Tigré, Frente de Liberación de los Pueblos del Tigré (TPLF, por sus siglas en inglés). Estos también señalaron que algunas víctimas procedían de la región de Amhara, una zona con un largo historial de tensiones con el Tigré.

Ver más!

Miles de milicianos de Amhara fueron desplegados en la frontera con el Tigré para luchar junto a las fuerzas federales.

El líder del TPLF, Debretsion Gebremichael, afirmó el viernes que estas acusaciones eran “infundadas”.

Tensiones y acusaciones

Abiy Ahmed asegura que su operación militar es una respuesta a los ataques en dos campos militares federales perpetrados por el TPLF, que en el pasado dominó la política etíope y que denuncia que ha sido marginado y atacado por el primer ministro. El partido niega haber llevado acabo estos ataques.

Las tensiones entre Abiy y el TPLF aumentaron de nuevo en septiembre cuando tras suspenderse las elecciones nacionales debido al coronavirus, la región siguió adelante con sus propios comicios, al tiempo que insistió en que Abiy era un líder ilegítimo.

El viernes, Abiy Ahmed envió un mensaje a la región, especialmente a sus soldados, instándoles a "levantarse" y a ponerse del lado del ejército nacional.

“Esta malvada fuerza está rodeada por todas partes. Es una fuerza en su último aliento. Vuestros hijos están sufriendo muerte y heridas en el frente”, declaró en un discurso transmitido en Facebook en el idioma de la región.

Ver más!

Un apagón en las comunicaciones en el Tigré dificultó la verificación de las afirmaciones de cada bando en el terreno, pero Abiy Ahmed prometió que daría un triunfo decisivo “en un periodo de tiempo relativamente corto”.

"Eso es un sueño. Somos gente orgullosa que puede defenderse. Este es un cementerio para los invasores", replicó Debretsion.

Peligro para población

Michelle Bachelet advirtió de que si el conflicto continúa “hay un riesgo de que la situación se descontrole, provocando muchas víctimas y destrucción, así como desplazamientos masivos dentro de la propia Etiopía y a través de las fronteras”.

Existen una creciente preocupación por la situación de la población del Tigré, después de la intensificación de los combates y varios ataques aéreos.

Miles de personas ya han cruzado la frontera hacia el vecino Sudán. El líder del Tigré, Debretsion Gebremicha, aseguró que cientos de miles han sido desplazados dentro de la propia región.

También aseguró que civiles han muerto en ataques aéreos gubernamentales en la capital de la región Mekele, así como en la ciudad de Adigrat, cerca de la frontera con Eritrea.

Etíopes se manifestaron en Washington, el 9 de noviembre del 2020, para pedir el fin de las acciones militares del Gobierno de su país en la región de Tigré. AFP

“La gente está huyendo en cada esquina. La mayor consecuencia del actual conflicto es el desplazamiento. Por supuesto, hay víctimas, pero no tenemos las cifras. Esto es demasiado grande para manejarlo”, manifestó.

Según medios etíopes, se emitió una orden de arresto contra Debretsion y otros líderes del TPLF.

Sudán anunció el jueves que acogería a miles de etíopes que cruzan la frontera a pie, bicicleta o a bordo de embarcaciones, en el campo que en los años 1980 recibió a las víctimas de la hambruna.