11 julio, 2017

Beirut, Líbano

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) afirmó este martes que responsables del Estado Islámico (EI) le confirmaron la muerte del líder del grupo yihadista, Abú Bakr al-Bagdadi.

La coalición internacional antiyihadista, bajo mando estadounidense, dijo no poder confirmar la información.

Según el director de la ONG, Rami Abdel Rahman, "responsables del EI presentes en la provincia siria de Deir Ezor confirmaron al OSDH la muerte de Abú Bakr al-Bagdadi, emir del EI". "Nos hemos enterado hoy martes, pero ignoramos cuándo y cómo ha muerto".

Abú Bakr al-Bagdadi, líder del Estado Islámico, apareció por última vez en público en julio del 2014 cuando se encontraba en una mezquita.
Abú Bakr al-Bagdadi, líder del Estado Islámico, apareció por última vez en público en julio del 2014 cuando se encontraba en una mezquita.

Si se confirma, la muerte de al-Bagdadi asestaría un nuevo golpe al grupo extremista sunita. La organización fue expulsada de la ciudad iraquí de Mosul (donde solo quedan unos pocos atrincherados) y es blanco de la ofensiva de una alianza kurdo-árabe en su principal reducto sirio de Raqa.

Al-Bagdadi "estaba en el este de la provincia de Deir Ezor" en los últimos meses, añadió Abdel Rahman, pero precisó que no está claro si ha muerto en esa región o en otro sitio.

Buena parte de Deir Ezor (este de Siria) sigue bajo control del EI, aunque la organización no para de perder terreno tanto en ese país como en el vecino Irak.

El EI no ha confirmado ni desmentido la información mediante sus canales habituales.

El 22 de junio Rusia afirmó que era "muy probable" que hubiera matado a al-Bagdadi en un ataque aéreo a finales de mayo cerca de Raqa, en el norte de Siria, una información no confirmada entonces por ninguna otra fuente.

En reacción al anuncio del OSDH, el vocero estadounidense de la coalición internacional, coronel Ryan Dillon, declaró: "No podemos confirmar esta información, pero esperamos que sea cierto".

En los últimos años se ha rumoreado mucho con la muerte de al-Bagdadi.

Fue en la mezquita Al Nuri de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, donde el jefe del EI hizo en julio del 2014 su única aparición pública conocida.

Al-Bagdadi no ha dado señales de vida desde una grabación sonora difundida en noviembre, poco después del lanzamiento de la ofensiva de reconquista de Mosul. En ella animaba a sus hombres a luchar hasta el martirio. Se cree que abandonó la ciudad al comienzo de este año, probablemente por la frontera entre Irak y Siria.