30 junio, 2017

Beirut

Una niña murió y siete soldados libaneses resultaron heridos este viernes, cuando cinco personas se hicieron estallar mientras el ejercito libanés registraba dos campos de refugiados en el noreste del país, indicó un comunicado del ejército.

Cuatro de los suicidas se inmolaron en el campamento de Al Nur, cerca de la localidad de Arsal, en la frontera con Siria, explicó el ejército. Una niña, cuyos padres son refugiados, murió y tres soldados resultaron heridos.

Una fuente médica de la capital provincial, Baalbek, afirmó que la niña tenía dos años y medio.

Esta foto de archivo, tomada el 14 de junio de 2013, muestra tiendas de campaña en el campo de refugiados de Arsal en el valle libanés de Bekaa.
Esta foto de archivo, tomada el 14 de junio de 2013, muestra tiendas de campaña en el campo de refugiados de Arsal en el valle libanés de Bekaa.

Los soldados se incautaron de cuatro artefactos explosivos.

Durante un registro en Al Qariya, otro campo cerca de Arsal, un militante se hizo estallar y otro lanzo una granada contra las tropas, hiriendo a cuatro soldados.

Los registros se realizaron con el objetivo de "arrestar a terroristas e incautar armas", señaló el ejército en el comunicado.

Una fuente militar declaró a la AFP que los soldados llevaron a cabo varios arrestos.

"El objetivo de la operación era arrestar a un hombre que estaba siendo buscado y fue este hombre el primero en hacerse estallar", dijo la fuente.

La guerra en Siria que empezó en 2011 también tiene consecuencias en Líbano, donde en la zona fronteriza hubo varios enfrentamientos entre el ejército y grupos yihadistas, entre ellos el Estados Islámico (EI).

Más de 1,1 millones de sirios están desplazados en el país vecino.