Conflictos

Ministro de defensa iraní cuestiona eficacia de pena de muerte

Según ONU, durante el 2015 se ejecutó a casi un millar de personas en ese país

Teherán

El ministro de Justicia iraní, Mustafá Purmohamadi, defendió una revisión de la ley de la pena capital, considerando que el número de ejecuciones en Irán no ha probado su eficacia, informaron este domingo medios de comunicación.

"Estos últimos años, el número de ejecuciones no ha sido eficaz. Por lo tanto, hace falta que haya una revisión [de la ley] sobre la pena de muerte. El poder judicial comparte globalmente esta opinión", declaró Purmohamadi.

La justicia iraní no publica cifras del número de ejecuciones pero, según la ONU, Irán ejecutó a casi un millar de personas en 2015, algo que Teherán no ha confirmado.

LEA: ONU pide a Irán 'con urgencia' detener la aplicación de la pena de muerte

En este país, el asesinato, la violación, el robo a mano armada, el tráfico de drogas y el adulterio pueden ser sancionados con la pena capital. El 93% de las ejecuciones se vinculan oficialmente al tráfico de drogas.

Hay que encontrar "penas que sustituyan a la pena de muerte", afirmó el ministro, pero no se puede abolir, pues existen "vicios para los que no hay alternativa".

El ministro de Justicia sólo se encarga de las relaciones entre el gobierno y la Autoridad Judicial, que detenta el verdadero poder en materia de justicia en Irán.

A finales de agosto, Mohamad Javad Larijani, secretario del Alto Consejo de los Derechos Humanos, dependiente de la Autoridad Judicial, afirmó que era hostil "a la supresión total de la pena de muerte pues estimamos que ésta debe existir para las élites peligrosas". Aún así, dijo que el organismo era "favorable a una revisión de la ley en aras de una mayor eficacia".

Se ha depositado en el Parlamento una propuesta de ley para modificar la legislación sobre la pena capital contra los narcotraficantes.

A finales de agosto, el adjunto del jefe de la Autoridad Judicial, Mohamad Bagher Olfat, declaró que "la pena de muerte para los traficantes de drogas no había tenido un efecto disuasorio hasta ahora".

Mucha de la droga que se produce en Afganistán transita por Irán, donde se vende una parte, antes de ser enviada hacia Europa y Oriente Medio.