AFP. 1 octubre
La bahía de Naqura, en el sur de Líbano, vista desde el cruce fronterizo de Rosh Hanikra, en el norte de Israel. AFP
La bahía de Naqura, en el sur de Líbano, vista desde el cruce fronterizo de Rosh Hanikra, en el norte de Israel. AFP

Beirut. Líbano e Israel mantendrán conversaciones, bajo la mediación de la ONU, sobre sus fronteras en disputa, tanto marítimas como terrestres, anunció este jueves el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri.

Estados Unidos tendrá un papel de facilitador durante las negociaciones, que se celebrarán en la ciudad fronteriza de Naqura, en el sur del Líbano, dijo Berri en conferencia de prensa, sin brindar una fecha precisa para estas conversaciones.

“En lo que respecta al tema de las fronteras marítimas, las reuniones se realizarán en la sede de Naciones Unidas y en Naqura bajo la bandera de la ONU”, señaló.

“Las reuniones serán auspiciadas por la oficina del Coordinador Especial de las Naciones Unidas para Líbano (UNSCOL)”, continuó.

"Estados Unidos ha sido solicitado por ambas partes, Israel y Líbano, para desempeñar el rol de mediador y facilitador para la delimitación de las fronteras marítimas, y está dispuesto a ello", añadió.

En el 2018, Líbano firmó un primer contrato de perforación para prospección de petróleo y gas en sus aguas territoriales, en particular en una zona en disputa con su vecino del sur, Israel.

El gobierno israelí señaló en mayo del 2019 que había acordado iniciar conversaciones con el Líbano, con Estados Unidos como mediador, para resolver el conflicto de sus fronteras marítimas.

El 8 de setiembre, el subsecretario de Estado para Asuntos de Oriente Medio de Estados Unidos, David Schenker, anunció “avances” para el inicio de las negociaciones e indicó que espera se logre “firmar un acuerdo en las próximas semanas”.

Por su lado, Israel afirmó que las negociaciones serían “directas” y se llevarían a cabo después de la fiesta judía de Sucot que se termina el 10 de octubre, según un comunicado de la oficina del ministro de Energía israelí, Youval Steinitz.

“Este acuerdo histórico entre las dos partes fue negociado por Estados Unidos y es el resultado de casi tres años de intenso compromiso diplomático” por parte de embajadores estadounidenses, afirmó el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado.

Un vehículo del Ejército de Líbano, seguido por carros de los cascos azules de la ONU, transitaba junto al muro que separa a la aldea libanesa de Kfar Kila del territorio de Israel. AFP
Un vehículo del Ejército de Líbano, seguido por carros de los cascos azules de la ONU, transitaba junto al muro que separa a la aldea libanesa de Kfar Kila del territorio de Israel. AFP

“El anuncio de hoy es un paso vital que sirve a los intereses de Líbano e Israel, de la región y de Estados Unidos”, agregó.

Pompeo indicó que espera un “pronto” inicio de las mismas. En cuanto a la frontera terrestre, señaló que Estados Unidos se inclina por “conversaciones separadas a nivel de expertos para definir los problemas no resueltos relacionados con la Línea Azul”, que separa a estos dos países.

Estas discusiones serían “otro paso positivo para la estabilidad regional”, consideró.

Por su lado, el ministro israelí de Relaciones exteriores, Gabi Ashkenazy, agradeció en un comunicado a “Mike Pompeo y a su equipo por sus esfuerzos”.

En este tema, Estados Unidos hace consultas en ambos países desde hace cerca de una década para abrir la vía a las negociaciones.

El acuerdo marco prevé, además del litigio marítimo que involucra una zona de 860 km², negociaciones sobre “las fronteras terrestres relacionadas con la Línea Azul” y la firma de un acuerdo “por Líbano, Israel y la Finul”, indicó Berri.

La Fuerza Interina de las Naciones Unidas para el Líbano (Finul) saludó el acuerdo y exteriorizó su disposición a “dar todo el apoyo (...) y facilitar los esfuerzos para resolver el litigio”.

Importante para Líbano

La resolución del litigio fronterizo es vital para Líbano, atrasado en la exploración de sus recursos offshore y empantanado desde hace un año en su peor crisis económica en décadas.

“La delimitación de las fronteras (marítimas) es necesaria pues facilitará primero el trabajo en el bloque 9 y podría despertar el interés de las empresas internacionales por el bloque 8, la mitad del cual está en la zona cuestionada”, explicó Laury Haytayan, experto en el asunto de los hidrocarburos en Oriente Medio.

Líbano, en cesación de pagos desde marzo, está además mucho más interesado por las nuevas exploraciones debido a que los trabajos realizados en el primer bloque (No. 4) no fueron exitosos, debido a que aparecieron rastros de gas, pero no en la cantidad requerida para comercializarlo.

Las autoridades libanesas tienen muchas esperanzas de un potencial descubrimiento de envergadura, que facilitaría relanzar la economía y responder a las necesidades energéticas del país.