AFP. 22 mayo
Vista del logo del proveedor de servicios satelitales de transmisión DirecTV, en su sede, en Caracas, el 19 de mayo del 2020. Foto: AFP
Vista del logo del proveedor de servicios satelitales de transmisión DirecTV, en su sede, en Caracas, el 19 de mayo del 2020. Foto: AFP

Caracas. El máximo tribunal de Venezuela ordenó este viernes la toma “inmediata” de los bienes y equipos en el país de la plataforma por suscripción DirecTV, propiedad de la firma estadounidense AT&T, después de que cesara sus operaciones a raíz de sanciones de Estados Unidos.

Una sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó a la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) "tomar posesión inmediata de todos los bienes muebles e inmuebles, oficinas comerciales, sedes administrativas, centro de operaciones y transmisiones, antenas y cualquier otro equipo o instalación destinada a la prestación del servicio por suscripción" de DirecTV.

"Para ello, Conatel contará con el auxilio de la Fuerza Armada", anunció el TSJ en un comunicado.

Militares de la Guardia Nacional ocuparon la sede principal de DirecTV en Caracas, constató un equipo de la AFP. Unos veinte efectivos custodiaban la entrada a esas instalaciones en horas del mediodía.

El TSJ también instruyó designar "una junta administradora ad-hoc" de la empresa Galaxy Entertainment de Venezuela S.C.A (DirecTV Venezuela) con "las más amplias facultades" a fin de "garantizar el inmediato restablecimiento de los servicios" y "los derechos laborales de todos los trabajadores".

Emitió además una prohibición de salida del país, así como de grabar y enajenar bienes, contra los actuales directivos.

La corte admitió un recurso de amparo interpuesto por el oficialismo el miércoles, un día después de que AT&T anunciara el cese de operaciones de DirecTV en el país caribeño. La acción exigía la restitución del suspendido servicio.

La empresa con sede en Dallas, Texas, explicó que las sanciones financieras de Washington prohíben la transmisión de la televisora privada Globovisión y del canal de la estatal Petróleos de Venezuela, PDVSA TV.

La trasmisión de ambos canales, según la compañía, era requerida por la licencia otorgada por el gobierno socialista para proporcionar el servicio de televisión de pago en Venezuela.

Trabajadores de DirecTV Venezuela reportaron despidos.

"Creen que pueden venir a este país a hacer lo que les da la gana. Se equivocaron", expresó en declaraciones transmitidas por la televisión estatal la abogada María Alejandra Díaz, miembro de la oficialista Asamblea Constituyente que rige en Venezuela, quien presentó el miércoles el recurso de amparo ante el TSJ. La Constituyente se atribuyó en la práctica las funciones del Parlamento, único poder controlado por la oposición.

"Las medidas cautelares", advirtió la sentencia, "se harán extensivas a todas aquellas operadoras de televisión por suscripción que de manera intempestiva suspendan la prestación de sus servicios".

DirecTV abarcaba 45,32% del mercado de televisión por suscripción en Venezuela, según cifras oficiales, y el cese de sus operaciones afecta a unos 6,5 millones de personas en este país de 30 millones de habitantes.