AFP. 29 junio
Una protesta contra la planeada anexión de partes de Cisjordania tuvo lugar en la ciudad palestina de Rafah, franja de Gaza, el 27 de junio del 2020.
Una protesta contra la planeada anexión de partes de Cisjordania tuvo lugar en la ciudad palestina de Rafah, franja de Gaza, el 27 de junio del 2020.

Ginebra y Jerusalén. La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció el lunes la ilegalidad del proyecto israelí de anexión de Cisjordania, y alertó sobre las consecuencias que este podría traer tanto para israelíes como palestinos y para la solución de dos Estados.

"La anexión es ilegal. Punto final", afirmó Bachelet en una declaración escrita. "Cualquier anexión. Se trate del 30% o del 5% de Cisjordania".

"Pido con insistencia a Israel que escuche a sus propios exfuncionarios y generales, así como a numerosas voces en el mundo, advirtiéndole de no seguir por esta vía peligrosa", añadió.

La alta funcionaria de Naciones Unidas dijo que las “ondas expansivas de la anexión durarán décadas y serán extremadamente perjudiciales para Israel, así como para los palestinos”, y aseguró que todavía hay tiempo para modificar la decisión.

En reacción a estas declaraciones, el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí afirmó que “no es la primera vez que la alta comisionada ha politizado su oficina contra Israel”.

“No es sorprendente que (Bachelet) haya decidido hoy unirse a la campaña palestina contra el plan de paz estadounidense, publicar declaraciones antes de tomar una decisión”, indicó el Ministerio, y recordó que Israel anunció en febrero “que congelaría sus relaciones con la alta comisionada debido a su actitud unilateral y discriminatoria hacia el Estado de Israel”.

A partir del miércoles, fecha marcada por Israel para iniciar la anexión, el país definirá su estrategia para poner en marcha el plan de Estados Unidos.

Palestinos que viven en la aldea de Khirbet Zakarya observaban el asentamiento israelí de Efrata, al norte de la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, el 27 de junio del 2020.
Palestinos que viven en la aldea de Khirbet Zakarya observaban el asentamiento israelí de Efrata, al norte de la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, el 27 de junio del 2020.

Sin embargo, el ministro de Defensa, Benny Gantz, manifestó el lunes que cualquier anexión de Cisjordania debe esperar hasta que se haya contenido la crisis de coronavirus.

Israel sigue registrando cientos de contagios de nuevo coronavirus al día, y en Cisjordania se atraviesa un aumento de casos, por lo que Gantz declaró en un discurso televisado que cualquier otro asunto debe esperar.

“Cualquier cosa que no tenga que ver con la batalla contra el coronavirus esperará hasta después del virus”, dijo. Su oficina aclaró después que se refería específicamente al plan de anexión.

“La anexión es ilegal. Punto final (...) Cualquier anexión. Se trate del 30% o del 5% de Cisjordania”. Michelle Bachelet

El 28 de enero, el presidente estadounidense, Donald Trump, junto al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, presentó su proyecto de resolución del conflicto israelí-palestino partiendo de la situación actual y no, como se hacía hasta ahora, del derecho internacional y de las resoluciones de Naciones Unidas.

Este plan prevé la creación de un Estado palestino en un territorio restringido y fragmentado, así como la anexión por parte de Israel de varias colonias y del valle del Jordán, en Cisjordania ocupada, un territorio palestino a unos cincuenta kilómetros de Gaza.

‘Consecuencias desastrosas'

"Las consecuencias precisas de la anexión no pueden predecirse, pero podrían ser desastrosas para los palestinos, para Israel y para el conjunto de la región", declaró Bachelet, que señaló que el secretario general de la ONU había pedido al gobierno israelí abandonar sus proyectos.

Esta anexión “perjudicará gravemente la perspectiva de una solución de dos Estados (un Estado palestino viable al lado de Israel), reducirá las posibilidad de retomar negociaciones, y perpetuará las graves violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario internacional, de los que hoy somos testigo”, agregó.

Si se produce la anexión "las colonias -ya una violación evidente del derecho internacional- seguramente se expandirán, aumentando las disputas existentes entre las dos comunidades", alertó.

También destacó que los palestinos serán sometidos a una mayor presión para salir de la zona anexada y que comunidades enteras serán expuestas a un alto riesgo de traslado forzado.

Bachelet advirtió de que las restricciones del derecho a la libertad de movimiento aumentarán también a medida que los “centros de población palestina se conviertan