27 junio, 2016
La presidenta Dilma Rousseff gesticulaba el martes durante la ceremonia de apertura de la IV Conferencia de Política sobre Mujeres. | AFP
La presidenta Dilma Rousseff gesticulaba el martes durante la ceremonia de apertura de la IV Conferencia de Política sobre Mujeres. | AFP

Brasilia

Un informe elaborado por técnicos del Senado brasileño señala que no existen pruebas de que la suspendida presidenta Dilma Rousseff participara en las maniobras fiscales que supusieron la apertura del juicio para destituirla que se tramita en la Cámara Alta, informaron el lunes fuentes oficiales.

De acuerdo con el informe de 223 páginas y que fue realizado a petición de la defensa de Rousseff, la mandataria fue responsable de la emisión de una serie de decretos que alteraban los presupuestos sin la pertinente autorización del Congreso.

Sin embargo, según una nota divulgada por el Senado, los técnicos del Senado no encontraron pruebas de que Rousseff participara en los atrasos en el pago de créditos a la banca pública, considerados por la oposición como maniobras fiscales y que, de acuerdo con la acusación, supondrían un crimen de responsabilidad, lo que podría terminar con la destitución de la jefa de Estado.

Según la acusación, el Gobierno atrasó sistemáticamente el envío de recursos al Banco do Brasil, Caixa Económica Federal y Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), estatales, unas cantidades que supuestamente fueron utilizadas para pagar programas sociales en un año electoral.

Esas prácticas, que datan del 2014 y se mantuvieron en el 2015, dieron sustento a la acusación que llevó a la apertura del juicio político contra Rousseff, quien el 12 de mayo fue suspendida de sus funciones y sustituida en forma interina por su entonces vicepresidente, Michel Temer.

Rousseff siempre ha mantenido que las supuestas maniobras fiscales que motivaron la apertura del juicio político son parte de los manejos contables habituales de cualquier Gobierno en Brasil.

Proceso en marcha. La fase procesal concluirá a fines de julio, cuando el instructor de la comisión presentará un informe en el que deberá recomendar la destitución de la mandataria o que la causa sea archivada.

Ese informe será sometido a principios de agosto al pleno del Senado, que deberá decidir por una mayoría simple de 41 votos entre sus 81 miembros si la causa prosigue.

Si así fuera, la Corte Suprema convocará al pleno de la Cámara Alta para una última sesión, que sería a mediados de agosto.

En esa definitiva instancia, Rousseff será destituida si así lo decide una mayoría calificada de dos tercios de los senadores (54 votos).

En tal caso, Temer debería completar el mandato que vence el 1. de enero del 2019, pero si Rousseff fuera absuelta recuperaría el poder una vez que sea publicada la sentencia.