AFP. 13 diciembre, 2018
Milicianos de tribus leales a los rebeldes hutíes asistieron este jueves 13 de diciembre del 2018, en Saná, a mostrar su apoyo a las negociaciones de paz en Suecia.
Milicianos de tribus leales a los rebeldes hutíes asistieron este jueves 13 de diciembre del 2018, en Saná, a mostrar su apoyo a las negociaciones de paz en Suecia.

Rimbo, Suecia. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, anunció este jueves una serie de acuerdos entre los beligerantes de Yemen sobre treguas en varias regiones devastadas de este país al borde de la hambruna, tras unas conversaciones de paz en Suecia.

Guterres anunció en especial un “alto el fuego” en la estratégica ciudad portuaria de Hodeida, en el mar Rojo, donde transita gran parte de la ayuda humanitaria para Yemen.

Hasta ahora han fracasado todos los intentos de poner fin a la guerra en Yemen, la cual ha dejado unos 10.000 muertos en cuatro años.

El gobierno yemení del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi tiene el apoyo de Arabia Saudí y los rebeldes hutíes son respaldados por Irán.

El acuerdo anunciado el jueves prevé una retirada de las fuerzas gubernamentales y de los rebeldes de la ciudad y el puerto de Hodeida, controlado por los insurgentes hutíes, pero que es objeto de una ofensiva de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí. Esa retirada se producirá “en los próximos días”, según la ONU.

Sin embargo el ministro yemení de Exteriores dijo que ese acuerdo sobre retirada militar es “hipotético” hasta que se implemente de hecho. “Asumimos que la otra parte se retirará”, dijo Jaled Al Yamani. Ello demuestra la tenaz desconfianza persistente entre el gobierno y los insurgentes.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) desempeñará un “papel clave” en el control de Hodeida, explicó Guterres, quien anunció una nueva ronda de conversaciones a fines de enero durante una ceremonia solemne en presencia de delegaciones del gobierno yemení y de los insurgentes hutíes.

Las dos partes convinieron también en facilitar la ayuda humanitaria a la ciudad de Taez, devastada por los combates.

En cambio no hubo acuerdo sobre la reapertura del aeropuerto de la capital, Saná, controlado por los rebeldes y cerrado desde hace tres años.

La situación humanitaria en Yemen, el país más pobre de la península Arábiga, ha empeorado día a día y hasta 20 millones de personas están actualmente amenazadas por la hambruna.

El resultado de estas negociaciones podría ser presentado este mismo viernes al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, según la ministra sueca de Relaciones Exteriores, Margot Wallström."La comunidad internacional seguirá considerando a Yemen como un prioridad", dijo este jueves la ministra.

Para alentar la reanudación del diálogo interyemení, roto desde hace más de dos años, Antonio Guterres había dejado momentáneamente la COP24 sobre el clima que se celebra en Polonia para reunirse con las delegaciones.

Un soldado de la coalición que apoya al gobierno de Yemen vigilaba en un mercado de pescado en la ciudad de Adén, el jueves 13 de diciembre del 2018.
Un soldado de la coalición que apoya al gobierno de Yemen vigilaba en un mercado de pescado en la ciudad de Adén, el jueves 13 de diciembre del 2018.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, así como sus homólogos saudí y emiratí también se encuentran en Suecia. Asimismo se hallaban presentes embajadores de países occidentales acreditados en Yemen (Francia, Reino Unido, Estados Unidos).

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, había entregado a los beligerantes una batería de propuestas sobre un “marco político” con vistas a una solución del conflicto, la reapertura del aeropuerto de Saná, la recuperación de la economía y la situación en Hodeida.

El martes, el gobierno yemení y los rebeldes anunciaron que crearon una lista con más de 15.000 prisioneros para un intercambio.

Hasta el jueves por la mañana este había sido el único anuncio concreto resultante de estas conversaciones, iniciadas la semana pasada en Suecia.

Los acuerdos anunciados este jueves van “a mejorar la vida de millones de yemeníes” se congratuló Guterres.

Por otro lado, en Washington, el Senado estadounidense aceptó que se vote una resolución que vete el apoyo militar a Arabia Saudí en la ofensiva militar que lleva a cabo en Yemen.Esa votación tendrá lugar seguramente este jueves.

Arabia Saudita sigue sometida a una fuerte presión internacional tras el asesinato en octubre del periodista opositor Jamal Khashoggi, en la sede del consulado de su país en Estambul.

Una sensación de normalidad se vive en Adén,
Una sensación de normalidad se vive en Adén, "capital" del gobierno de Yemen reconocido internacionalmente. Clientes y empleados hacían gestiones en la sede del Banco Central, este jueves 13 de diciembre del 2018.