AFP . Hace 5 días
El primer ministro de Haití, Ariel Henry, participó en una conferencia de prensa, en la sala diplomática del aeropuerto de Puerto Príncipe, el 20 de agosto.
El primer ministro de Haití, Ariel Henry, participó en una conferencia de prensa, en la sala diplomática del aeropuerto de Puerto Príncipe, el 20 de agosto.

Puerto Príncipe. El primer ministro de Haití, Ariel Henry, cesó este martes al fiscal principal Bed-Ford Claude, quien más temprano había pedido su inculpación al juez que investiga el asesinato del presidente Jovenel Moise.

“Tengo el placer de informarle que se decidió cesarlo del cargo”, indicó el primer ministro en una carta distribuida públicamente.

Bed-Ford Claude, comisario del gobierno de Puerto Príncipe, una figura equivalente a fiscal, había pedido además que se prohibiera a Henry abandonar el territorio haitiano, debido a las supuestas llamadas telefónicas que éste habría tenido con uno de los principales sospechosos del magnicidio.

Moise fue asesinado el 7 de julio por un comando armado en su vivienda de Puerto Príncipe.

“Existen suficientes elementos comprometedores que forman (mi) convicción sobre la oportunidad de imputar al señor Henry y de pedir su inculpación pura y simple”, indicó Claude en una carta dirigida al tribunal de primera instancia de Puerto Príncipe.

En una segunda nota, dirigida al director de migraciones, el comisario del gobierno justifica la medida de prohibir a Henry la salida del país, ante las “graves presunciones por el asesinato del presidente de la República”.

Llamadas telefónicas

La noche del viernes, Claude ya había invitado al jefe del gobierno a presentarse el martes ante la fiscalía, al afirmar que Henry, unas horas después del asesinato de Moise, sostuvo conversaciones telefónicas con una de las personas activamente buscadas en el contexto de la investigación.

Se trata de Joseph Félix Badio, exfigura de la unidad de lucha contra la corrupción, una dependencia del Ministerio de Justicia, a quien busca la policía y cuyo teléfono habría sido rastreado hasta el barrio donde se halla la residencia privada de Moise, con llamadas hechas a Ariel Henry a las 4:03 a.m. y luego a las 4:20 a.m. del atentado.

En su carta al juez, Claude afirmó que las llamadas duraron un total de siete minutos. También señaló que un funcionario del gobierno tuiteó el mes pasado que Henry afirmó que nunca habló con Badio.

Henry, neurocirujano de profesión, fue nombrado primer ministro por Moise días antes de su muerte en sustitución de Claude Joseph, y prestó juramento el 20 de julio, comprometiéndose a mejorar la terrible situación de seguridad del país y a organizar unas elecciones muy postergadas.

De acuerdo con la ley haitiana, un primer ministro no puede ser interrogado a menos que el presidente lo autorice, pero tras el asesinato de Moise, Haití carece de presidente.

En total, 44 personas, entre ellas 18 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano, han sido detenidos en el marco de la investigación del asesinato de Moise, ultimado a tiros en su residencia. Asimismo, 12 policías que integraban el cuerpo de seguridad del mandatario, que no reaccionó ante el ataque.

El último sábado, Henry había denunciado las “maniobras de distracción” del fiscal.

“Las maniobras de distracción para crear confusión y evitar que la justicia haga su trabajo con calma no pasarán”, dijo Henry.

“Los verdaderos culpables, los autores intelectuales y los patrocinadores del atroz asesinato del presidente Jovenel Moise serán encontrados, llevados ante la justicia y castigados por su crimen”, agregó.

La oficina haitiana para la protección del ciudadano se declaró “indignada y atónita” por la revelación de estas llamadas telefónicas.