AFP. 11 octubre
Estos podrían ser los nuevos misiles balísticos intercontinentales que Corea del Norte mostró el sábado 10 de octubre del 2020 durante un desfile militar en Pionyang. AFP
Estos podrían ser los nuevos misiles balísticos intercontinentales que Corea del Norte mostró el sábado 10 de octubre del 2020 durante un desfile militar en Pionyang. AFP

Washington. El nuevo misil balístico intercontinental gigante presentado por Corea del Norte en un desfile es una amenaza explícita contra al sistema de defensa antimisiles estadounidense, pero también un desafío implícito al presidente Donald Trump, según los expertos.

Colocado en un vehículo lanzador que desfiló por la plaza Kim Il Sung de Pionyang, el cohete balístico intercontinental (ICBM) constituyó el apogeo del desfile nocturno celebrado en la capital norcoreana.

Los expertos subrayaron que se trata del misil móvil de combustible líquido más grande del mundo, y que muy probablemente fue diseñado para transportar una ojiva de varias cabezas nucleares (MIRV).

Según Jeffrey Lewis, del Middlebury Institute, el régimen norcoreano busca “claramente poner a prueba el sistema de defensa antimisiles de Estados Unidos en Alaska”.

Explicó que si el ICBM puede transportar tres o cuatro ojivas, Estados Unidos deberá gastar cerca de $1.000 millones para tener entre 12 y 16 interceptores por cada proyectil.

"A ese precio, estoy casi seguro de que Corea del Norte puede añadir ojivas más rápido de lo que nosotros podemos añadir interceptores", señaló.

Se calcula que el misil mide 24 metros de largo y que tiene un diámetro de 2,5 metros, lo cual, según el especialista Markus Schiller, permite cargar 100 toneladas de carburante.

¿Cuán peligroso?

Sin embargo, al ser tan grande y pesado es prácticamente inutilizable, consideró.

"Eso no tiene absolutamente ningún sentido, salvo en un contexto de ecuación de amenazas que consistiría en enviar el mensaje siguiente: 'Ahora tenemos un ICBM móvil con MIRV, tengan mucho miedo'".

Los especialistas en Corea del Norte suelen recordar que los artefactos que Pionyang suele exhibir en sus desfiles pueden ser maquetas y que hasta que no son probados no se sabe a ciencia cierta que funcionen.

El sábado, el cohete estaba colocado en un vehículo de 11 ejes, lo nunca visto hasta ahora. El modelo es mucho más grande que el de los vehículos de ocho ejes fabricados en China que el Norte suele utilizar.

“Ese artefacto quizá sea más aterrador que el misil”, declaró Melissa Hanham, investigadora en la organización Open Nuclear Network.

"Si Corea del Norte es capaz de producir sus propios chasis, hay menos limitaciones en el número de ICBM que pueda lanzar".

Prueba para Trump

El primer año de mandato de Donald Trump, en el que Corea del Norte lanzó un ICBM con capacidad para alcanzar territorio estadounidense, estuvo marcado por una serie de insultos entre Trump y el dirigente norcoreano, Kim Jong Un, que precedieron a un acercamiento diplomático histórico.

Sin embargo, las negociaciones sobre la desnuclearización de Corea del Norte están en punto muerto desde la cumbre de Hanói de 2019, que se saldó en fiasco.

Este ICBM es la prueba de que Corea del Norte ha continuado desarrollando su arsenal militar durante el proceso diplomático, según los expertos.

“Lo queramos o no, Corea del Norte es una potencia nuclear y es probablemente la tercera potencia nuclear capaz de atacar ciudades estadounidenses, por detrás de Rusia y China”, declaró Andréi Lankov, del Korea Risk Group.

El máximo dirigente norcoreano, Kim Jong Un (con traje de civil), presenció el desfile militar que tuvo lugar el sábado 10 de octubre del 2020 en Pionyang. AFP/
El máximo dirigente norcoreano, Kim Jong Un (con traje de civil), presenció el desfile militar que tuvo lugar el sábado 10 de octubre del 2020 en Pionyang. AFP/

Un funcionario estadounidense expresó el domingo su decepción después de que Corea del Norte presentara un misil balístico intercontinental gigante, en momentos en que las negociaciones entre los dos países sobre la desnuclearización del régimen siguen estancadas.

“Es decepcionante que Corea del Norte continúe dando prioridad a su programa prohibido de misiles nucleares y balísticos”, manifestó la fuente, que habló bajo anonimato.

“Estados Unidos sigue guiado por el enfoque” que Trump y Kim presentaron en su cumbre en el 2018 “en Singapur, y pide a Corea del Norte que participe en negociaciones continuas y sustantivas para lograr una desnuclearización completa”, agregó.

Más de 12 horas después de que terminó el desfile, la televisión norcoreana subrayó que ni Trump ni su rival demócrata en las elecciones presidenciales, Joe Biden, tuitearon.

Según Shin Beom-chul, del Instituto de Investigación Coreano para la Seguridad Nacional, al exhibir el misil y no lanzarlo, Pionyang evitó cruzar una línea roja.

“Pero esto muestra que Corea del Norte podría proceder a un lanzamiento si Trump resulta reelegido e ignora la cuestión norcoreana”, indicó, algo que también podría hacer “si Biden es elegido y no escucha” a Pionyang.