AP y AFP. 6 marzo
Un hombre observaba en una pantalla en una estación ferroviaria de Seúl, este miércoles 6 de marzo del 2019, las informaciones sobre la posible reconstrucción del sitio de lanzamiento de cohetes en Tongchang-ri, Corea del Norte.
Un hombre observaba en una pantalla en una estación ferroviaria de Seúl, este miércoles 6 de marzo del 2019, las informaciones sobre la posible reconstrucción del sitio de lanzamiento de cohetes en Tongchang-ri, Corea del Norte.

Seúl. Corea del Norte está reconstruyendo instalaciones en un centro de lanzamiento de satélites y, eventualmente, de cohetes de largo alcance que desmanteló el año pasado como parte de sus medidas hacia el desarme, afirmaron expertos extranjeros y un legislador surcoreano que fue informado por la agencia de espionaje en Seúl.

El avance se produjo tras la cumbre nuclear de alto nivel de la semana pasada entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que terminó sin acuerdos.

El Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) surcoreano realizó una evaluación sobre el centro de lanzamiento de Tongchang-ri (también conocido como Sohae) a legisladores durante una sesión informativa privada el martes. Pionyang no respondió de inmediato en sus medios estatales.

Un artículo de 38 North, un cibersitio especializado en estudios sobre Corea del Norte, citó imágenes satelitales comerciales que indican que los esfuerzos para reconstruir algunas estructuras del sitio comenzaron en algún momento entre el 16 de febrero y el 2 de marzo.

El desmantelamiento de parte de las instalaciones de lanzamiento en el noroeste del país fue uno de los pasos dados por Pionyang el año pasado al entablar un diálogo con Estados Unidos y Corea del Sur.

El sitio es el lugar desde donde el Norte lanzó satélites en los últimos años, lo que le valió sanciones de Naciones Unidas, que los calificaron de pruebas encubiertas de su tecnología de misiles.

Horas más tarde, Trump expresó que estaría “muy, muy decepcionado” si se confirman tales informaciones. En declaraciones a periodistas, comentó que aún “es demasiado pronto para ver” si las versiones son ciertas. “Estaría muy, muy decepcionado de parte del presidente Kim”, señaló, pero agregó: “No creo que lo esté, pero esperemos a ver qué pasa”.

También el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, estadounidense) hizo referencia a esa posible reconstrucción.

Esta nueva actividad en el sitio de Sohae podría “ilustrar una determinación frente al rechazo estadounidense” de la solicitud norcoreana de un alivio de las sanciones, según el CSIS, basado en Washington.

“Esta instalación no registraba actividad desde agosto de 2018, lo que indica que las actividades actuales son deliberadas y tienen un objetivo”, afirmó.

Sohae, en la costa noroeste de Corea del Norte, es utilizado para colocar satélites en órbita, pero puede ser adaptado fácilmente a los misiles balísticos.

La comunidad internacional sostiene que el programa espacial norcoreano encubre un programa de armamento.

En setiembre pasado, al cabo de una reunión con Kim, el presidente surcoreano Moon Jae-in había anunciado que Corea del Norte había aceptado “cerrar en forma permanente” el sitio de pruebas de motores de misiles de Sohae, así como la plataforma de lanzamientos.

Los efectos del reporte sobre la diplomacia nuclear no estuvieron claros de inmediato.

La reunión entre Trump y Kim colapsó por sus diferencias sobre el grado de alivio en las sanciones que el Norte debía recibir a cambio de cerrar su principal complejo nuclear. Washington y Pionyang se acusaron mutuamente del fracaso del diálogo, pero ambas partes dejaron la puerta abierta a futuras negociaciones.

Uno de los legisladores surcoreanos presentes en la reunión señaló el miércoles que el director del SIN, Suh Hoon, apuntó que entre las estructuras que se estaban reconstruyendo hay techos y puertas de edificios. El diputado pidió hablar bajo condición de anonimato debido a la naturaleza sensible de la información.

¿Con qué propósito?

Suh habría señalado que estas labores son o bien una preparación para retomar las pruebas de misiles de largo alcance en el caso de que la diplomacia nuclear fracase por completo, o bien para añadir algunas estructuras para luego volarlo de forma más dramática en una muestra del compromiso norcoreano con la desnuclearización ante una posible visita de inspectores estadounidenses si las negociaciones con Washington salen bien, agregó la fuente.

El SIN indicó que no podía confirmar los reportes sobre la información ofrecida por Suh.

Corea del Norte reconstruye sitio de lanzamiento de satélites

Joel Wit, el director de 38 North, con sede en Washington, declaró que los indicios observados no son necesariamente “coherentes con la preparación de un ensayo ICBM”.

“Además de que (Corea del Norte) nunca lanzó un misil intercontinental desde Sohae, la preparación de cualquier lanzamiento implicaría toda una seria de actividades que no se observaron en las imágenes”, indicó.

Corea del Norte procedió en el 2006 a su primer ensayo nuclear. En el 2017 afirmó que podía adaptar una carga nuclear en un misil intercontinental capaz de alcanzar la costa este de Estados Unidos.

Ankit Panda, de la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS), concuerda que las imágenes satelitales no sugieren signos de la preparación de un lanzamiento de un misil ICBM, pero puede ser un “recordatorio de cuando las relaciones eran peores y lo que se puede perder si el proceso (de diálogo) colapsa”.

Según 38 North, los esfuerzos para reconstruir las estructuras del sitio de Sohae comenzaron en algún momento entre el 16 de febrero y el 2 de marzo de este año, de acuerdo con el análisis de las imágenes satelitales de uso comercial.

“El momento importa, las imágenes cuentan la historia de que esto sucedió (...) en las semanas anteriores a Hanói”, tuiteó Panda.