Por: AFP.   5 septiembre

Washington. Un exalcalde opositor al Gobierno de Venezuela, actualmente en el exilio, liderará un grupo de trabajo de la OEA sobre la migración venezolana, dijo el miércoles el secretario general del organismo, Luis Almagro, al anunciar la creación de esa entidad.

David Smolansky, “una persona absolutamente comprometida con la causa de los migrantes venezolanos y que definitivamente tiene una impronta de cercanía, porque ya ha visitado los campamentos y ha estado cerca de la gente tanto en Brasil como en Colombia”, coordinará las labores de este grupo, manifestó Almagro.

El anuncio de la creación de este grupo tuvo lugar al cierre de una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) convocada “para considerar la crisis migratoria originada por la situación en Venezuela”.

El grupo de trabajo sobre la migración venezolana, que trabajará con “agencias socias en la materia”, deberá evaluar “la escala completa” del fenómeno y “la crisis de refugiados”, y emitir recomendaciones para atender la situación, explicó.

Entre los objetivos a mediano plazo, destacó la regularización de los migrantes en temas laborales, de ingreso, de educación y de acceso a la salud, pero también indicó que el panel deberá “resolver las cuestiones más urgentes” que afectan a los migrantes en el corto plazo, como las enfermedades y los problemas de alimentación y vivienda.

“La solución para Venezuela es democracia. Mientras siga este régimen va a seguir aplicando el viejo método de las dictaduras del continente, o sea, licuar la presión social hacia afuera. Y el resto de los países pagan su ineficiencia, su indolencia, su inmoralidad”, expresó Almagro.

Venezuela, sumida en una gravísima crisis económica con hiperinflación y escasez de todo tipo de bienes y servicios, ha visto en los últimos meses un éxodo masivo de su población, en particular a Colombia, Brasil, Perú y otros países latinoamericanos.

#related

De acuerdo con la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), de los 2,3 millones de venezolanos que viven en el extranjero (7,5% de la población de 30,6 millones), más de 1,6 millones han huido desde el 2015, cuando empezó a empeorar la situación socioeconómica.

El gobierno de Nicolás Maduro niega que Venezuela esté atravesando una crisis humanitaria.

El martes, en Quito, 11 países latinoamericanos firmaron una declaración que exhorta a Maduro a aceptar ayuda humanitaria con el fin de “descomprimir la crítica situación”. La cita fue tildada de “vergüenza” por Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente que rige en Venezuela.