AFP. 29 noviembre, 2018
Un soldado ucraniano participó en un ejercicio militar, no muy lejos de la ciudad de Mariúpoli, en el este del país, el jueves 29 de noviembre del 2018.
Un soldado ucraniano participó en un ejercicio militar, no muy lejos de la ciudad de Mariúpoli, en el este del país, el jueves 29 de noviembre del 2018.

Moscú. Los países europeos, entre ellos Alemania, trataron este jueves de calmar el fervor de Ucrania después de que su presidente Petro Poroshenko pidió a la OTAN desplegar buques para hacer frente a Rusia en el mar de Azov.

Durante un foro económico germano-ucraniano, la canciller alemana, Ángela Merkel, pidió que Kiev “se mantuviera prudente” y aseguró que solo era posible “resolver las cosas permaneciendo razonable, discutiendo los unos con los otros”.

Poroshenko pidió a la OTAN una respuesta firme frente a lo que considera una agresión de Rusia, que apresó el domingo tres buques de la Marina ucraniana en el mar Negro, cerca de la península de Crimea, anexada por Rusia en el 2014.

Es la primera confrontación militar abierta entre Moscú y Kiev desde esa anexión y desde el inicio de un conflicto armado en el este de Ucrania que dejó más de 10.000 muertos.

Poroshenko pidió a los países de la OTAN que desplieguen buques en el mar de Azov para apoyar a Kiev en su pulso con Moscú. “Alemania es uno de nuestros aliados más cercanos y esperamos que países en la OTAN estén dispuestos a enviar buques al mar de Azov para ayudar a Ucrania y garantizar la seguridad” en la zona, declaró al diario alemán Bild.

Una llamada que quedó sin respuesta. “No puede haber solución militar a estas confrontaciones”, insistió la jefa de Gobierno alemana.

La prudencia de Merkel coincide con la de otros líderes europeos. Aunque la Unión Europea (UE) expresó su consternación “por el uso de fuerza de Rusia”, los 28 no consideran nuevas medidas para sancionar a Rusia.

Serias diferencias oponen a los Estados europeos, según explicaron a la AFP fuentes diplomáticas. La adopción de nuevas sanciones solo puede ser por unanimidad. Polonia apoya la idea, pero Francia y Alemania creen que es prematuro.

Libre navegación

En una declaración conjunta, los 28 Estados miembros pidieron sin embargo “garantizar un paso libre y sin trabas en el estrecho de Kerch en dirección y desde el mar de Azov, de conformidad con el derecho internacional”.

"En ese contexto, pedimos también de manera firme que Rusia libere sin condiciones y sin retraso los navíos capturados, su tripulación y su equipamiento", agregaron.

El presidente estadounidense, Donald Trump, canceló el jueves un encuentro previsto con su homólogo ruso, Vladimir Putin, al margen de la cumbre del G20 en Argentina esta semana, para abordar la detención por parte de Moscú de los marineros ucranianos.

Un helicóptero ucraniano MI-8 despegaba este jueves 29 de noviembre del 2018 cerca de Urzuf, en la costa sur del mar de Azov.
Un helicóptero ucraniano MI-8 despegaba este jueves 29 de noviembre del 2018 cerca de Urzuf, en la costa sur del mar de Azov.

“Basándome en el hecho de que los barcos y los marineros no han sido devueltos a Ucrania desde Rusia, he decidido que sería mejor para todas las partes involucradas cancelar mi reunión previamente programada en Argentina con el presidente Vladimir Putin”, escribió Trump en Twitter.

El tema estará en el centro de las reuniones de la OTAN la próxima semana en Bruselas, aunque la organización permanece prudente: “Ya existe una fuerte presencia de la OTAN en el mar Negro, y seguiremos evaluándolo”, declaró la portavoz Oana Lungescu.

Los 24 marineros ucranianos capturados por Rusia, entre ellos tres heridos, detenidos hasta el 25 de enero fueron trasladados este jueves a la prisión de Lefortovo en Moscú.

Ucrania instauró la ley marcial el miércoles por 30 días en diez regiones fronterizas y costeras.

Por su parte, Putin defendió a los guardias costeros rusos e insistió que habían "hecho su deber con precisión". Calificó el enfrentamiento de "provocación" y acusó a Petro Poroshenko de planear el choque con fines electorales.

"No al bloqueo del mar de Azov", dice esta pancarta expuesta durante una manifestación en la ciudad ucraniana de Mariúpoli, el miércoles 28 de noviembre del 2018.

El Kremlin también negó haber cerrado el estrecho de Kerch. "No tengo conocimiento de ninguna restricción en este momento. Al contrario, el estrecho está abierto y funciona normalmente", declaró a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Según el ministro ucraniano de Infraestructuras, Volodymyr Omelian, 18 navíos ucranianos esperaban el permiso para pasar del mar Negro al de Azov, clave para las exportaciones de cereales o acero producidos en el este de Ucrania y otros nueve barcos esperan pasar en sentido contrario.

“Los puertos ucranianos del mar de Azov (...) están bloqueados por la Federación Rusa”, agregó.