Conflictos

Estados Unidos pide en ONU salida de fuerzas rusas y turcas en Libia

También de los ‘mercenarios extranjeros y sustitutos militares que contrataron, financiaron, desplegaron o apoyaron’ en ese país norafricano

Naciones Unidas. Estados Unidos pidió el jueves “a Turquía y a Rusia que comiencen inmediatamente la retirada de sus fuerzas” de Libia, incluyendo a militares y mercenarios, en una firme declaración de la nueva administración demócrata de Joe Biden que contrasta con la política anterior del presidente republicano Donald Trump.

“Conforme con el acuerdo de alto al fuego de octubre, pedimos a Turquía y a Rusia que comiencen inmediatamente la retirada de sus fuerzas del país y el repliegue de mercenarios extranjeros y sustitutos militares que contrataron, financiaron, desplegaron o apoyaron en Libia”, afirmó el embajador interino estadounidense ante la ONU, Richard Mills.

"Pedimos a todas las partes externas, incluyendo a Rusia, Turquía y Emiratos Árabes Unidos, que respeten la soberanía libia y cesen inmediatamente todas las intervenciones militares en Libia", insistió el diplomático estadounidense durante una videoconferencia del Consejo de Seguridad sobre este país.

Esta toma de posición clara y firme de la nueva administración contrasta con la vaguedad que ha rodeado en estos últimos años a la política estadounidense sobre Libia, ligada igualmente, según los diplomáticos, a un repliegue de Washington en la región.

Donald Trump pareció apoyar en un momento al hombre fuerte del este de Libia, el mariscal Jalifa Haftar, a expensas del Gobierno de Unión Nacional (GNA), reconocido por la ONU y basado en Trípoli.

En diciembre, la ONU estimó en unos 20.000 la cantidad de mercenarios y militares extranjeros desplegados en sus dos campos rivales.

La ONU registró también diez bases militares totalmente o parcialmente ocupadas por fuerzas extranjeras en el país.

Según un acuerdo de alto el fuego concluido entre los contendientes el 23 de octubre, las tropas extranjeras y mercenarias deberían haber salido de Libia en tres meses. Pero el plazo, que finalizaba el 23 de enero, se cumplió sin ninguna señal de retirada de los mercenarios de Libia.

Manos ajenas

El mariscal Haftar tiene el apoyo de Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia, especialmente de los mercenarios salidos del grupo privado Wagner, conocido por ser cercano al gobierno ruso de Vladimir Putin, mientras que el GNA cuenta con el sostén militar de Turquía y de los rebeldes sirios que fueron transferidos de Siria a Libia, según Naciones Unidas.

El despliegue militar turco en Libia, especialmente con drones, se realizó en virtud de un acuerdo militar firmado con el GNA, que el Parlamento turco extendió el 22 de diciembre por 18 meses.

Rusia siempre ha desmentido que haya desempeñado un papel en la presencia de mercenarios rusos en Libia.

Durante la videoconferencia del Consejo de Seguridad, una gran mayoría de sus miembros, entre ellos India, Reino Unido, Francia y China, pidieron también la retirada de las tropas extranjeras y mercenarias de Libia, y el respeto al embargo de las armas impuesto al país desde el 2011.

El embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, no se refirió durante su intervención a la presencia de fuerzas foráneas en el país.

Recordando la “agresión occidental” en Libia en el 2011 que condujo a la caída del dictador libio Muamar Gadafi, el diplomático se limitó a subrayar que Rusia “siempre ha preconizado la solución pacífica de la crisis libia por los medios políticos y diplomáticos”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.