Agencia AFP. 18 julio

Suaghiya, Siria. Varios autobuses empezaron a evacuar este jueves de madrugada a miles de civiles y combatientes prorrégimen de Fua y Kafraya, dos localidades del noroeste de Siria sitiadas desde hace tres años por rebeldes y yihadistas.

Un corresponsal de la AFP contó una veintena de buses que salían de ambos pueblos en el marco de un acuerdo alcanzado entre Rusia, aliada del régimen de Bashar Al Asad, y Turquía, que apoya a los rebeldes.

Un convoy de autobuses se ve en su camino hacia la ciudad de Fuaa (al fondo) para evacuar a sus residentes. La ciudad de Fuaa aparece en el fondo. El día anterior se llegó a un acuerdo para la evacuación de dos ciudades a favor del régimen en Siria, lo que permitió que miles de personas se fueran después de tres años envueltos por rebeldes de línea dura. Foto: AFP
Un convoy de autobuses se ve en su camino hacia la ciudad de Fuaa (al fondo) para evacuar a sus residentes. La ciudad de Fuaa aparece en el fondo. El día anterior se llegó a un acuerdo para la evacuación de dos ciudades a favor del régimen en Siria, lo que permitió que miles de personas se fueran después de tres años envueltos por rebeldes de línea dura. Foto: AFP

Combatientes y civiles iban a bordo de los vehículos junto con sus efectos personales.

Las evacuaciones afectan a la totalidad de los habitantes de los dos pueblos, que deberán ser transferidos a territorios controlados por el gobierno en la provincia vecina de Alepo, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una oenegé con sede en Reino Unido que dispone de una extensa red de observadores en Siria.

Las localidades de Fua y Kafraya, mayoritariamente chiitas y afectas al régimen, están asediadas por los rebeldes y el grupo yihadista Hayat Tahrir Al Sham, exrama de Al Qaida en Siria, que controlan en la actualidad la gran mayoría de la provincia.

El miércoles, en la carretera que enlaza los dos pueblos, un responsable de la zona sitiada y otro de Hayat Tharir al Sham, lanzaron las operaciones. Se retiraron las barricadas de tierra que bloqueaban el paso y 84 autocares pudieron entrar, constató un corresponsal de la AFP.

“Decenas de autocares y de ambulancias entraron en las dos localidades de Fua y de Kafraya para sacar a los habitantes asediados por los terroristas”, anunció la agencia oficial Sana, empleando el término con el que el régimen suele referirse a los insurgentes.

En total, unas 6.900 personas, civiles y combatientes, debían ser evacuadas, según una fuente de Hayat Tahrir Al Sham. A cambio, 1.500 detenidos serán liberados por parte del régimen.

El sitio de Fua y de Kafraya comenzó en 2015 cuando rebeldes y yihadistas invadieron la provincia de Idlib, cortando el suministro de comida y de alimentos. La ONU y la Media Luna Roja siria dieron ayuda humanitaria a los habitantes en el marco de operaciones recíprocas sincronizadas con dos ciudades cercanas a Damasco asediadas por el régimen, Zabadani y Madaya.

En abril de 2017, durante una operación de evacuación, 150 habitantes de Fua y de Kafraya, entre ellos 72 niños, murieron en la carretera en un atentado suicida.

La seguridad había sido reforzada este jueves mientras los autocares abandonaban muy lentamente las dos localidades, escoltados por combatientes de Hayat Tahrir al Sham.

Justo antes de la medianoche, varias ambulancias fueron las primeras en abandonar los pueblos, con 15 habitantes enfermos y heridos a bordo, y se dirigieron en la oscuridad hacia el paso de Al Eis, que une la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes, a partes de la provincia de Alepo, en poder del régimen, comprobó la AFP.

Una fuente de Hayat Tahrir al Sham declaró que se trataba de un “gesto de buena voluntad” antes de la evacuación completa.