25 mayo, 2014

TEHERáN. AP. Un hombre multimillonario en Irán fue ejecutado ayer debido a su implicación en un cuantioso fraude por $2.600 millones contra un banco estatal, dijeron las autoridades locales.

La pena capital fue aplicada a Mahafarid Amir Khosravi, también conocido como Amir Mansour Aria, en la prisión de Evin, al norte cerca de la capital, Teherán, de acuerdo con un despacho de la televisión estatal.

La ejecución del hombre de negocios se llevó a cabo una vez que la ratificó la Corte Suprema. El fraude contra el banco estatal es el más cuantioso de su tipo cometido desde la revolución islámica de 1979.

El abogado de Khosravi, Gholam Ali Riahi, escribió en el sitio web khabaronline.ir que se ejecutó a su defendido sin previo aviso.

“No se me informó que se ejecutaría a mi cliente”, expresó Riahi.

“Todos los activos de mi defendido están a disposición de la oficina del fiscal”, agregó.

El fraude implicó la falsificación de documentos para conseguir un crédito en una de las principales instituciones financieras de Irán, el Banco Saderat, para comprar activos, entre estos se vieron implicadas compañías estatales.