El Estado Islámico reivindicó hoy la decapitación del rehén británico David Haines en represalia por la entrada del Reino Unido en la coalición internacional

 13 septiembre, 2014
David Cameron, primer ministro británico.
David Cameron, primer ministro británico.

Londres

El primer ministro británico, David Cameron, denunció este domingo como un "acto inmundo" la decapitación del trabajador humanitario británico, David Haines, por el movimiento Estado Islámico, y prometió "acorralar" a sus asesinos.

"Es un asesinato inmundo y repulsivo", declaró Cameron en un comunicado publicado por Downing Street.

"Haremos todo lo que está en nuestra mano para acorralar a estos asesinos y hacer que respondan de sus actos, tome el tiempo que tome", añadió.

"Pienso en la familia de David Haines, que ha hecho gala de una fuerza y un coraje extraordinarios en esta prueba", dijo el primer ministro.

La decapitación de David Haines fue reivindicada por el Estado Islámico en un mensaje video, indicó este sábado el centro estadounidense de vigilancia de los cibersitios islámicos SITE.

Esta es la tercera ejecución de este tipo en un mes, después de la decapitación de dos periodistas estadounidenses rehenes en Siria.

Nacido en Escocia, David Heines, de 44 años, fue tomado como rehén en marzo de 2013 cuando cumplía tareas humanitarias en Siria. El Estado Islámico había afirmado en el video que mostró la decapitación de Sotloff que Heines podría ser el próximo rehén ejecutado.

Etiquetado como: