AFP . 1 octubre

Pionyang. Corea del Norte disparó el miércoles dos misiles en dirección al Mar de Japón, un día después que Washington y Pyongyang anunciaron el reinicio inminente de las conversaciones bilaterales sobre el programa nuclear norcoreano.

La gente mira una televisión que muestra una imagen de archivo del líder norcoreano Kim Jong Un durante un programa de noticias en la estación de trenes de Seúl en Seúl, Corea del Sur, el miércoles 2 de octubre de 2019. Corea del Norte disparó proyectiles el miércoles hacia su mar oriental. (AP Photo/Ahn Young-joon)
La gente mira una televisión que muestra una imagen de archivo del líder norcoreano Kim Jong Un durante un programa de noticias en la estación de trenes de Seúl en Seúl, Corea del Sur, el miércoles 2 de octubre de 2019. Corea del Norte disparó proyectiles el miércoles hacia su mar oriental. (AP Photo/Ahn Young-joon)

Uno de los dos proyectiles lanzados por Corea del Norte aparentemente violó la Zona Económica Exclusiva de Japón, y aunque no se conocen destalles del armamento utilizado en pruebas recientes habían sido identificados como misiles de corto alcance.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Corea del Sur informó en una nota oficial que los lanzamientos fueron realizados desde las proximidades de la ciudad oriental de Wonsan en dirección al Mar de Japón (que coreanos del sur y del norte llaman Mar del Este).

"Nuestros militares acompañan la situación ante eventuales lanzamientos adicionales", apuntó el Estado Mayor en una nota.

Instantes después de los lanzamientos el portavoz del gobierno de Japón, Yoshihide Suga, dijo a la prensa en Tokio que Corea del Norte disparó dos proyectiles y que uno de ellos parece haber caído en las aguas de su zona económica.

“Alrededor de las 7:10 dos proyectiles fueron lanzados desde la costa Esta de Corea del Norte. Uno de ellos parece haber caído en las aguas (...) dentro de la Zona Económica Exclusiva japonesa”, dijo Suga.

Según esa misma fuente, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dio instrucciones a sus ministros para investigar lo ocurrido.

En un breve contacto con la prensa, el propio Abe apuntó que "el lanzamiento de misiles balísticos viola resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y por ello lo condenamos y expresamos nuestra firme protesta".

Estos lanzamientos ocurrieron un día después que una alta fuente diplomática norcoreana dijo que Pyongyang había acordado mantener conversaciones a nivel de grupos de trabajo con Washington aún esta semana.

Ambas partes acordaron mantener una reunión de "contactos preliminares" el 4 de octubre y negociaciones de trabajo al día siguiente, dijo la viceministra de Relaciones Exteriores norcoreana, Choe Son Hui, en un comunicado difundido por la agencia de prensa oficial KCNA.

"Espero que estas reuniones a nivel operacional aceleren el desarrollo positivo de las relaciones entre la República Popular y Democrática y Estados Unidos", declaró la responsable.

El anuncio de Corea del Norte fue confirmado por Estados Unidos poco después.

"Puedo confirmar que funcionarios estadounidenses y norcoreanos planean reunirse la semana que viene", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, sin brindar detalles.

Diálogo sin avances

Las negociaciones entre Pyongyang y Washington se encuentran en punto muerto desde el fiasco de la segunda cumbre, en febrero en Hanói, entre el dirigente norcoreano Kim Jong Un y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Los dos dirigentes se reunieron de nuevo brevemente en junio en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, y acordaron reanudar el diálogo sobre el capítulo nuclear.

Sin embargo, no es la primera oportunidad en que Corea del Norte realiza ensayos con misiles después de mencionar su disponibilidad al diálogo.

En agosto, Corea del Norte realizó un ensayo con un enorme sistema "lanzador múltiple de cohetes", apenas horas después que la misma Choe había emitido una nota para expresar la disposición de Pyongyang a retomar conversaciones técnicas con Washington.

El gobierno norcoreano también realizó varios ensayos con armamento en meses recientes, aunque el presidente Trump minimizó esos gestos alegando que se trataba de armamento "pequeño".

Además, alegó Trump, sus relaciones personales con Kim se mantenían en buen nivel.

Sin embargo, las tensas relaciones parecieron acomodarse el pasado mes después que Trump despidió a su asesor de seguridad nacional, John Bolton, a quien Pyongyang había denunciado repetidamente como un belicista.

El jefe negociador de Corea del Norte respondió positivamente a la sugerencia de Trump de que las dos partes intenten un “nuevo método” para abordar sus discusiones.