AP. 7 diciembre, 2019
Kim Jong Un visitó recientemente el monte Paektu. La divulgación de fotos fue interpretado por observadores como una señal de un anuncio importante, posiblemente relacionado con Estados Unidos.
Kim Jong Un visitó recientemente el monte Paektu. La divulgación de fotos fue interpretado por observadores como una señal de un anuncio importante, posiblemente relacionado con Estados Unidos.

Naciones Unidas. Corea del Norte advirtió el sábado de que su desnuclearización “ha quedado ya fuera de la mesa de negociaciones” y que no necesita conversaciones largas con Estados Unidos, cuando está por concluir el plazo establecido por el gobernante norcoreano, Kim Jong Un, para que antes de fin de año Washington haga concesiones importantes en la diplomacia.

En un comunicado, el embajador norcoreano ante Naciones Unidas, Kim Song, acusó al gobierno de Trump de aplicar de forma persistente una “política hostil” hacia el país asiático “en su intento por sofocarlo”. También señaló que Washington atiende únicamente “su agenda política interna” cuando afirma estar comprometido con Pionyang en un “diálogo sostenido y sustancial”.

“No necesitamos ahora tener conversaciones prolongadas con Estados Unidos, y la desnuclearización ya ha quedado fuera de la mesa de negociaciones”, puntualizó.

El comunicado de Song constituyó la respuesta del régimen comunista a la condena que seis países europeos emitieron el miércoles contra 13 pruebas de misiles balísticos efectuadas por Corea del Norte desde mayo.

Song acusó a Francia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Polonia y Estonia de asumir “en los últimos meses el papel de mascotas de Estados Unidos”. El diplomático dijo que la declaración de esas naciones era “otra provocación grave” contra “las justas medidas” de Corea del Norte “para fortalecer sus capacidades de defensa nacional”.

“Consideramos su proceder (de esos países) un acto despreciable para favorecer intencionalmente a Estados Unidos”, declaró Song.

El jueves, el primer vicecanciller norcoreano, Choe Son Hui, amenazó con reanudar los insultos al mandatario estadounidense, Donald Trump, y considerarlo un “anciano senil” si persiste en su discurso provocador, incluido el llamar “hombre cohete” al gobernante norcoreano.

La prensa estatal difundió su comunicado días después de que Trump mencionó una posible acción militar contra Pionyang y volviera a referirse a Kim Jong Un con el mote del “hombre cohete”.

En los últimos meses, Corea del Norte ha intensificado sus pruebas de misiles, y los expertos consideran posible que habrán de continuar debido a la intención de Pionyang de apremiar a Washington a presentar antes de fin de año nuevas propuestas para reanudar la diplomacia nuclear.

Los esfuerzos diplomáticos han permanecido estancados en gran medida desde el fracaso de la segunda cumbre entre Trump y Kim en febrero en Hanói.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte manifestó el martes que Estados Unidos habrá de escoger el “regalo de Navidad” que recibirá del régimen de Kim.

Las autoridades de ese país ya habían advertido de que, según las medidas que adopte Washington, dependerá si Pionyang suspende su moratoria a las pruebas de armas nucleares y de misiles de largo alcance, o no.

En la primera cumbre entre Trump y Kim efectuada en junio del 2018 en Singapur, Corea del Norte afirmó que estaba dispuesta a renunciar a su avanzado arsenal nuclear a cambio de beneficios políticos y económicos.