AFP. 23 octubre
El jefe de la delegación de las Fuerzas Armadas Árabes Libias, A. Amhimmid Mohamed Alamami (izquierda), y su homólogo del GNA, Ahmed Ali Abushahma, se saludaron tras la firma del acuerdo de alto el fuego, este viernes 23 de octubre del 2020 en Ginebra. AFP
El jefe de la delegación de las Fuerzas Armadas Árabes Libias, A. Amhimmid Mohamed Alamami (izquierda), y su homólogo del GNA, Ahmed Ali Abushahma, se saludaron tras la firma del acuerdo de alto el fuego, este viernes 23 de octubre del 2020 en Ginebra. AFP

Ginebra. Las dos partes en conflicto en Libia firmaron este viernes un alto el fuego permanente y con “efecto inmediato” luego de cinco días de negociaciones en Ginebra auspiciadas por las Naciones Unidas.

"Hoy es un buen día para el pueblo libio", declaró Stephanie Williams, jefa en funciones de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (Manul).

“A las 11:15 a. m. (3:15 a. m. hora de Costa Rica), aquí, en la sede de la ONU en Ginebra, las dos delegaciones libias (...) firmaron un acuerdo de alto el fuego completo, nacional y permanente con efecto inmediato”, indicó.

"Las partes llegaron a un acuerdo para un alto el fuego permanente en toda Libia. Este logro es un giro importante hacia la paz y estabilidad" del país, anunció la Manul el viernes.

La rúbrica tuvo lugar en el Palacio de las Naciones Unidas de Ginebra y duró unos diez minutos, seguidos de un largo aplauso.

Las facciones libias y Stephanie Williams participaron en esta ceremonia, todos con mascarillas debido a las normas sanitarias impuestas por la covid-19.

Desde Nueva York, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, elogió el viernes el acuerdo formalizado en Ginebra como “un paso fundamental hacia la paz y la estabilidad” de ese país.

Rivales firman acuerdo de alto el fuego en Libia

"Felicito a las partes por haber hecho prevalecer el interés de su nación sobre sus diferencias", agregó durante una conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

“Demasiadas personas han sufrido” por el conflicto “durante demasiado tiempo”, afirmó, lamentando las muertes de civiles provocadas por los enfrentamientos.

Llamado a la responsabilidad

“Hago un llamado a todas las partes involucradas y los actores regionales a respetar las disposiciones del acuerdo de alto el fuego y garantizar su aplicación sin demora”, expresó Guterres, quien recordó la necesidad de respetar el embargo de armas que rige sobre Libia desde el 2011.

En una primera reacción libia, el jefe del Gobierno de Unidad Nacional (GNA), Fayez al Sarraj, destacó el papel de la Manul en la consecución de este acuerdo en favor de “una paz basada en la justicia” que “aleja el espectro de la guerra y de disturbios en nuestro país”, según un comunicado.

Libia está inmersa en la violencia y el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en el 2011.

Un combatiente leal al Gobierno de Unidad Nacional (GNA) abría fuego durante combates contra las fuerzas del caudillo rebelde Jalifa Haftar en un suburbio de Trípoli, en setiembre del 2019. AFP
Un combatiente leal al Gobierno de Unidad Nacional (GNA) abría fuego durante combates contra las fuerzas del caudillo rebelde Jalifa Haftar en un suburbio de Trípoli, en setiembre del 2019. AFP

El actual conflicto enfrenta al GNA, reconocido por la ONU y con sede en Trípoli, con el mariscal Jalifa Haftar que domina el este y una parte del sur, pero sobre todo las zonas donde se encuentran las principales instalaciones petroleras.

Cada una de las partes tiene además apoyos internacionales. El mariscal Haftar cuenta con respaldo militar de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos, mientras que el GNA recibe el espaldarazo de Turquía.

Desde que en agosto ambas partes anunciaron el cese de las hostilidades, las negociaciones se aceleraron para fijar las condiciones de una tregua duradera.

Fuera mercenarios

Se trata de un acuerdo “con efecto inmediato”, declaró Stephanie Williams a los medios, y deberá ir acompañado por una salida de Libia “de los mercenarios y combatientes extranjeros (...) en un plazo máximo de tres meses a partir de hoy”, viernes, precisó.

Las dos partes acordaron que "todas las unidades militares y los grupos armados presentes en las líneas de frente regresarán a sus campos", añadió.

De abril del 2019 a junio del 2020, el mariscal Haftar intentó conquistar militarmente Trípoli, sin éxito. Estos combates dejaron cientos de muertos y obligaron a huir a decenas de miles de personas.

Para el analista libio Mohamed Eljarh, la firma de este alto el fuego, aunque "sea una etapa importante, (...) el diablo está en la aplicación", refiriéndose a los "actores internos y extranjeros que verían la tregua y los acuerdos políticos resultantes como una amenaza a su influencia".

Italia, antigua potencia colonial en Libia, recibió “con una gran satisfacción la firma (...) de un acuerdo sobre un alto el fuego”, indicó un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores en su página web.

Peter Stano, portavoz de la Unión Europea saludó como "buena noticia" el acuerdo, "aunque su aplicación es también importante, pues será la clave para que se retome el diálogo político".

Para Alemania, es “un primer éxito decisivo”, según un comunicado del ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ante la prensa en Estambul manifestó que “el acuerdo de alto el fuego de hoy no se logró (entre actores) al más alto nivel”. “Para mí, (este acuerdo) carece de credibilidad”, agregó.