AFP. 12 abril
Un combatiente maneja una camioneta montadas estacionada cerca de un tanque en el suburbio de Wadi Rabie, a unos 30 kilómetros al sur de la capital, Trípoli, el 12 de abril de 2019. Foto: AFP
Un combatiente maneja una camioneta montadas estacionada cerca de un tanque en el suburbio de Wadi Rabie, a unos 30 kilómetros al sur de la capital, Trípoli, el 12 de abril de 2019. Foto: AFP

Trípoli. Las fuerzas del Gobierno de Unión Nacional libio (GNA, por sus siglas en inglés), reconocido por la comunidad internacional, libran violentos combates este viernes contra las tropas del mariscal Jalifa Haftar al sur y este de la capital.

Decenas de personas han muerto y miles han huido de la zona de combates, según cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Ejército Nacional Libio (ENL) del mariscal Jalifa Haftar, caudillo en el este del país, lleva a cabo desde el 4 de abril una ofensiva para apoderarse de Trípoli, sede del GNA.

Haftar asegura que lanzó su operación para acabar con la "corrupción" y la criminalidad en el oeste del país, que es también una zona rica en hidrocarburos.

Las fuerzas leales al GNA resisten y aseguran preparar una contraofensiva generalizada.

A pesar del llamado de la Unión Europea a que las fuerzas del ENL se retiren de la capital, los combates se intensificaron en las zonas de Ain Zara, Wadi Rabit y Al Swani.

Periodistas de la AFP en la línea del frente, del lado de las fuerzas afines al GNA, presenciaron un ataque aéreo en Wadi Rabi.

Otros testigos informaron de otro raid en Tajura, en la parte este de las afueras de la capital, donde se encuentra una academia militar. Esas fuentes vieron una columna de humo que se elevaba desde ese sitio.

Los cañones antiaéreos fueron utilizados en esa región, donde está también el aeropuerto de Mitiga, el único en funcionamiento en Trípoli, que fue objeto hace unos días de un ataque aéreo reivindicado por el ENL.

Otra fuente de seguridad mencionó un ataque aéreo contra una caserna "vacía e inutilizada" al sur de Zuara, cerca de la frontera tunecina, a unos 100 kilómetros al oeste de Trípoli, y que no causó víctimas. Esa fuente atribuyó el ataque a Haftar.

Decenas de familias abandonaron mientras tanto localidades a unos 20 km al sur de la capital, en la zona de Al Swani.

Más de 8.000 personas han tenido que abandonar sus hogares, indicó la Organización de Naciones Unidas (ONU) el viernes.