Las ejecuciones se realizaron este martes en la prisión de Adelabad

 15 enero, 2014

Cinco condenados por narcotráfico a la pena capital fueron ahorcados esta semana en la provincia de Fars, en el sur de Irán, informó hoy la agencia de noticias nacional iraní IRNA.

Las ejecuciones se realizaron este martes en la prisión de Adelabad, confirmaron las autoridades judiciales de Fars, que precisaron que los cinco traficantes armados fueron capturados con 59 kilos de opio, sustancia con la que se elaboran la heroína y la morfina.

El pasado 7 de enero otros tres narcotraficantes fueron ahorcados en la provincia noroccidental de Qazvin.

Además, un hombre condenado por asesinato fue ejecutado en la ciudad de Gachsaran, en el suroeste del país, según la agencia semi-oficial Fars.

Irán comparte 936 kilómetros de frontera con Afganistán, el principal productor del mundo de amapola blanca, de la que se extrae el opio.

Según datos del Gobierno iraní y de la ONU, la República Islámica es el país que mayor cantidad de opiáceos decomisa en el mundo, con el 41 por ciento del total, y el segundo país más perjudicado por la adicción al opio y la heroína, con 1,2 millones de afectados.

Las sentencias en Irán por tráfico de drogas son muy duras y es común que se imponga la pena de muerte a personas detenidas con cantidades relativamente pequeñas de estupefacientes.

Cada año, cientos de personas son ejecutadas en Irán, alrededor del ochenta por ciento de ellas por tenencia o tráfico de drogas.

Según datos oficiales iraníes, en los últimos 34 años más de 4.000 policías han perdido la vida en el país en la lucha contra el narcotráfico, que se desarrolla sobre todo en las fronteras afgana y paquistaní.

Etiquetado como: