AFP. 6 julio
La Policía antidisturbios vigila una manifestación en un centro comercial, en Hong Kong, el 6 de julio del 2020, en respuesta a la nueva ley de seguridad nacional. Foto: AFP
La Policía antidisturbios vigila una manifestación en un centro comercial, en Hong Kong, el 6 de julio del 2020, en respuesta a la nueva ley de seguridad nacional. Foto: AFP

Hong Kong. El embajador de Pekín en Londres acusó el lunes al Reino Unido de “grave injerencia en los asuntos internos de China” por su respuesta a una controvertida ley de seguridad nacional aplicada en Hong Kong, excolonia británica devuelta en 1997.

El gobierno de Boris Johnson anunció la semana pasada que ofrecerá a parte de los residentes de Hong Kong un acceso más fácil a la ciudadanía británica, una decisión que podría allanar el camino para que más de 3 millones de hongkoneses se instalen en el Reino Unido.

Sin embargo, el embajador chino en Londres, Liu Xiaoming, afirmó que Pekín ha expresado su “grave preocupación y fuerte oposición” a esta propuesta, argumentando que el ejecutivo británico no tiene “ninguna soberanía, jurisdicción o derechos de supervisión sobre Hong Kong”.

"Estas medidas constituyen una grave injerencia en los asuntos internos de China y pisotean abiertamente las normas básicas que rigen las relaciones internacionales", denunció en rueda de prensa.

La ley de seguridad impuesta la semana pasada persigue los actos de subversión, secesión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras.

Y provocó fuerte inquietud en Hong Kong, un territorio de 7,5 millones de habitantes, que ve así criminalizados actos como los llamados a la independencia.

Londres ha defendido que la devolución a China en 1997 se hizo en virtud de un acuerdo destinado a preservar la autonomía y libertades del territorio durante 50 años.

El vocero de Johnson reiteró el lunes que la nueva ley es “una clara y grave violación” de la declaración conjunta chino-británica de 1984 que rige el retorno de Hong Kong al dominio chino.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, admitió la semana pasada que el Reino Unido puede ser impotente si China actúa para evitar un éxodo masivo.

Liu aseguró que Pekín está considerando aún qué acciones tomar. “Tenemos que decidir nuestras contramedidas de acuerdo con las acciones reales que tome el lado británico”, afirmó.