Una serie de 11 atentados con bomba mató a cinco personas en Tuz Jurmatu, al norte de Bagdad. Las bombas explotaron cerca de casas en los que viven principalmente turcomanos, en esta ciudad en la que también viven kurdos y árabes.

 28 mayo, 2014
Los equipos de rescate arrastran las víctimas después de un ataque con morteros en la ciudad de Ramadi, Irak.
Los equipos de rescate arrastran las víctimas después de un ataque con morteros en la ciudad de Ramadi, Irak.

Catorce personas murieron este miércoles en Irak en ataques o atentados en Bagdad, el norte y el oeste del país, informaron fuentes médicas y de seguridad.

Una serie de 11 atentados con bomba mató a cinco personas en Tuz Jurmatu, al norte de Bagdad. Las bombas explotaron cerca de casas en los que viven principalmente turcomanos, en esta ciudad en la que también viven kurdos y árabes, en una zona que reivindican tanto el gobierno central como la región autónoma del Kurdistán iraquí.

Tres personas más murieron en un bombardeo en Faluya, a 60 km al oeste de Bagdad, un día después de que Human Rights Watch acusara al gobierno iraquí de lanzar barriles de explosivos en zonas donde hay viviendas y posiblemente de haberle apuntado a un hospital.

Otros ataques en las provincias septentrionales de Kirkuk y Nínive dejaron tres muertos y tres personas más murieron en explosiones y tiroteos en Bagdad y sus alrededores.

Irak es escenario de ataques y atentados que causan un promedio de 25 muertos por día, una espiral de violencia similar a la de 2008, cuando el país salía de un conflicto interconfesional sangriento.

Más de 4.000 personas han perdido la vida desde comienzos de 2014.

El país celebró a fines de abril sus primeras elecciones desde la retirada, en 2011, de las tropas de Estados Unidos que habían invadido el país en 2003. Pese a un fuerte descontento con su gestión, en particular en la población sunita, el primer ministro chiita Nuri al Maliki ganó estos comicios legislativos.

Etiquetado como: