Por: AFP.   20 julio
Una zona resguardada por la contaminación del agente neurotóxico Novichok. Foto: AFP

Londres. Charlie Rowley, uno de los dos británicos envenenados con Novichok, salió del hospital de Salisbury donde era atendido desde el 30 de junio, anunció el hospital el viernes.

"Estoy contenta de confirmar que Charlie Rowley salió del hospital hoy", tras vivir "una experiencia espantosa", declaró Lorna Wilkinson, directora del servicio de enfermeras del Hospital de Salisbury, en un comunicado.

"Hoy es una etapa muy importante en su recuperación", agregó, deseándole lo mejor.

La compañera de Charlie Rowley, Dawn Sturgess, de 44 años, que también fue víctima del agente nervioso, no sobrevivió.

Lorna Wilkinson subrayó que "Charlie no plantea ningún riesgo para el público". Como las otras víctimas del agente nervioso, el británico de 45 años fue "descontaminado", indicó.

A principios de marzo, un exdoble espía ruso, Serguéi Skripal, y su hija Yulia fueron envenenados con Novichok en Salisbury, un acto que Londres imputó a Moscú, que negó cualquier implicación.

El caso desencadenó una grave crisis diplomática entre el Kremlin y los países occidentales, y una oleada de expulsiones cruzadas de diplomáticos.

Hospitalizados en estado crítico, Yulia y Serguéi Skripal pudieron salir del hospital tras varias semanas, así como un policía, Nick Bailey, que también resultó contaminado.

En un video, Yulia Skripal –que tenía una larga cicatriz en la parte baja del cuello– explicó que había sido sometido a un "tratamiento pesado y profundamente deprimente".

Tres meses después del caso Skripal, Charlie Rowley y su compañera fueron envenenados en Amesbury, no muy lejos de Salisbury, intoxicados por Novichok, que estaba dentro de una botella pequeña. Los investigadores tratan de determinar si el veneno proviene del mismo lote que el que contaminó a los Skripal.

Dawn Sturgess, madre de tres hijos, murió el 8 de julio.

Según la agencia de prensa británica Press Association, la policía británica identificó a los sospechosos del envenenamiento con Novichok de Skripal y de su hija, y se trataría de ciudadanos rusos. La Policía no lo confirmó.

A petición de Londres, la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) desplegó esta semana en el lugar a un equipo para “determinar de manera independiente la naturaleza” de la sustancia que contaminó a Charlie Rowley y Dawn Sturgess.