Por: Agencia AFP.   14 marzo

Los Ángeles. La audiencia de la demanda judicial que la estrella porno Stormy Daniels presentó contra el presidente estadounidense Donald Trump fue programada para el 12 de julio, según documentos judiciales publicados este miércoles.

Un tribunal de Los Ángeles examinará ese día el recurso con el que Daniels busca invalidar un acuerdo de confidencialidad sobre una presunta relación extramarital que mantuvo con Trump hace una década.

La Casa Blanca niega un encuentro sexual entre Donald Trump y Stormy Daniels.
La Casa Blanca niega un encuentro sexual entre Donald Trump y Stormy Daniels.

El abogado Michael Avenatti presentó una demanda en nombre de Daniels la semana pasada que busca anular el pacto que su cliente firmó con el abogado personal de Trump, Michael Cohen, justo días antes de las elecciones de noviembre del 2016.

Según la demanda, ese acuerdo de confidencialidad no es válido porque no tiene la firma de Trump.

La demanda alega que Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, comenzó una “relación íntima” con Trump a mediados del 2006 que continuó hasta bien entrado el 2007. Entonces, Trump ya estaba casado con su tercera esposa, la primera dama Melania Trump, y Barron, el hijo de ambos, tenía unos meses.

La Casa Blanca ha negado un encuentro sexual entre Trump y Daniels.

La estrella porno, de 38 años, ofreció el lunes devolver los $130.000 que recibió a cambio de no hablar del asunto.

Daniels también pide que se le permita publicar mensajes de texto, fotos y videos relacionados con el presidente, dijo Avenatti en una carta a Cohen.

“Creo que es hora de que ella cuente su historia y que el público decida quién dice la verdad”, dijo Avenatti la semana pasada.

Una copia del acuerdo presentado junto con la demanda muestra que Daniels recibió $130.000 de una firma identificada como Essential Consultants LLC a cambio de su silencio.

En el documento, Clifford aparece con el seudónimo Peggy Peterson, mientras Trump es identificado como David Dennison.

En la firma de la estrella porno se puede leer su apellido real, Clifford, pero el espacio correspondiente a Dennison está en blanco, prueba, según Avenatti, de que su cliente está liberada de sus obligaciones.

Daniels pide que la jueza a cargo del caso, Elizabeth Feffer, sea reemplazada, argumentando que Feffer tiene un conflicto de intereses porque está buscando ser nombrada en un tribunal federal.