Conflictos

Aliados atraviesan desafío logístico para armar a Ucrania

Por ahora, París, Washington, Londres y Praga descartaron los equipamientos que requieren varios meses de formación y privilegiaron los que necesitan un apoyo logístico limitado

Kiev. El envío de armamento pesado por parte de los países de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) a Ucrania para apoyarla frente a la ofensiva militar rusa plantea un desafío logístico que podría complicarse si el conflicto se alarga, estimaron los especialistas.

Siguiendo los pasos de Francia, Reino Unido, Estados Unidos y República Checa, Alemania anunció el martes que autorizará el envío de vehículos blindados “guepard” a Ucrania. Esta ayuda militar, solicitada desde hace mucho tiempo por Ucrania, se materializó en un momento en que las fuerzas ucranianas se enfrentan a un lento avance del Ejército ruso en el Donbás, en el este y en el sur del país.

En este contexto, el envío de “artillería autopropulsada, tanques de combate y vehículos blindados es capaz de dar una fuerza considerable a las tropas ucranianas, o incluso restaurar ciertas capacidades disminuidas por dos meses de guerra”, subrayó Léo Péria-Peigné, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (Ifri).

Esta “contribución” armamentística “a corto plazo prevalece” en esta etapa “sobre las consideraciones logísticas a medio plazo, que sin embargo habrá que plantearse”, añadió el investigador francés. Por ahora, París, Washington, Londres y Praga descartaron los equipamientos que requieren varios meses de formación y un importante apoyo logístico, como por ejemplo los tanques estadounidenses Abrams, y privilegiaron los que requieren un apoyo logístico limitado.

“Para los ucranianos era fácil recuperar material de origen soviético o ruso porque están formados”, explicó una fuente militar francesa Los tanques checos de origen soviético entran en esta categoría, por ejemplo. Con el material occidental, hay tres puntos”.

El primero es “la apropiación, es decir: cuando recibo el material, aprendo a utilizarlo desde un punto de vista técnico, pero también táctico, porque con ciertos materiales uno cambia sus tácticas”, agregó.

Los cañones franceses Caesar, tienen fama de ser “fáciles de usar”, señaló Marc Chassillan, ingeniero militar francés, especialista en tanques y vehículos blindados. “Puedes entender su funcionamiento en una mañana. La situación es un poco más compleja, en cambio, en el caso de los guepard alemanes, equipados con un sistema de armas sofisticado y muy exigente, que requiere un entrenamiento de al menos varias semanas”, añadió el especialista.

También se prevé el envío de blindados de transporte de soldados Marder a Kiev, lo que debería plantear un problema menor para los “combatientes ucranianos experimentados que han estado luchando desde 2014″, según el exalto funcionario alemán de la OTAN, Hans Lothar Domröse.

Evacuada la cuestión de la formación, queda la del mantenimiento. ¿Cómo garantizar el mantenimiento de estos equipos y, en particular, el transporte de las piezas de repuesto en caso de avería o destrucción parcial?

Para Péria-Peigné, “esta cuestión es compleja, pero quizás menos que en otros países que no tienen el potencial industrial de Ucrania, que tiene infraestructura y un conocimiento considerable en el tema de los vehículos militares y la industria pesada”. “Si la cooperación entre los industriales europeos y el Ejército ucraniano se desarrolla sin problemas, el tema del mantenimiento debería continuar sin ningún obstáculo en particular”, agregó.

Para Carlo Masala, experto en defensa y seguridad de la Universidad de la Bundeswehr de Múnich, la cuestión del mantenimiento no debería entrar en la ecuación inmediata. “Si pueden usar el Marder durante tres semanas, es mejor que nada. Si el Marder se daña, pues mala suerte”, declaró en el canal alemán Deutsche Welle.

Queda la espinosa cuestión de las municiones, que podría ser un problema grave si el conflicto se prolonga. “Todos esperan que el conflicto termine pronto”, explicó Jean-Pierre Maulny, subdirector del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (Iris). “Pero si se alarga, no se excluye el riesgo de una escasez de municiones, en particular en lo que respecta a las armas Caesar”.

Sin embargo, el anuncio por parte de Australia, Canadá y Estados Unidos del envío de cañones de 155 milímetros —del mismo calibre que los Caesars— podría ayudar. La pregunta también surge para los tanques Marder que dependen de municiones fabricadas en Suiza.

Este país vetó el envío de municiones suizas a Kiev a través de Alemania. Para Péria-Peigné plantea “un callejón sin salida logístico” “mucho más peligroso a corto plazo que la cuestión de las piezas de repuesto”. Si la lucha se intensifica aún más, los anuncios hechos hasta ahora en términos de envío de equipo militar también podrían resultar insuficientes rápidamente.

“Si sumamos lo que se ha anunciado como entregado y lo comparamos con las pérdidas registradas durante las últimas ocho semanas —en municiones y equipo— al ritmo actual de desgaste, esto durará un mes y medio, no más”, estimó Chassillan.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.