AP. 14 agosto
Trabajadores de rescate asisten a un autobús con matrícula colombiana que viaja a Quito, que se estrelló en Pifo, Ecuador. Foto: AP
Trabajadores de rescate asisten a un autobús con matrícula colombiana que viaja a Quito, que se estrelló en Pifo, Ecuador. Foto: AP

Quito. Al menos 24 personas murieron y 22 resultaron heridas el martes cuando un autobús que había partido de Colombia chocó contra un automóvil, luego avanzó más de un kilómetro hasta chocar por segunda vez con varias casas y dar vueltas repetidas veces en una carretera de Ecuador, informaron las autoridades.

Según el cuerpo de bomberos de Quito, el autobús de la empresa de transporte colombiana Cooperativa de Transportes Especiales del Oriente sufrió su segundo accidente alrededor de las 3 a. m. (2 a. m. en Costa Rica) en la carretera Pifo-Papallacta en una zona de bajada conocida como “la curva de la muerte”, apenas a 30 kilómetros de Quito.


La colisión contra las casas sonó “como que se iba el mundo” , dijo al diario ecuatoriano El Comercio Luis Nepas, quien vive cerca de la zona donde se produjo el accidente. Otra pobladora identificada como Michelle Mañay comentó que el sonido del vuelco la despertó, por lo que salió de su casa a ayudar a los heridos. “Había personas vivas y otras que murieron”, rememoró.


Poco más de un kilómetro atrás el bus había chocado contra un automóvil al que arrastró varios metros, siguió descendiendo por la carretera hasta colisionar con tres viviendas y dos postes de luz. Luego, debido al impacto, volcó hasta tres veces, de acuerdo con los bomberos y la Policía.


Patricio Carrillo, director general de operaciones especiales de la Policía, declaró a la prensa que se presumía de forma preliminar que el bus habría sufrido “una afectación en el sistema de frenos”, lo que habría provocado el primer choque con el auto donde murieron tres ocupantes del pequeño vehículo y luego el segundo choque contra las casas, lo que acusó el vuelco múltiple.

Accidente de bus deja 24 muertes en Ecuador


Aún no había una lista oficial de la nacionalidad de los fallecidos, de los cuales tres eran menores, y varios de ellos quedaron mutilados, según la Policía.


De acuerdo con datos del Ministerio de Salud ecuatoriano, de los 22 heridos, 13 son colombianos, tres venezolanos y seis ecuatorianos.


El Ministerio de Transportes de Colombia confirmó que el bus siniestrado no contaba con autorización para realizar transporte internacional y quien figura como el dueño del vehículo, el colombiano José Luis Acevedo, expresó al diario colombiano El Tiempo que había entregado el bus en noviembre a otra persona la cual no le había cancelado al momento la totalidad del costo.


Según El Tiempo, el autobús había partido de la ciudad colombiana de Neiva y tenía como destino la capital ecuatoriana.


La Cancillería de Colombia expresó en un comunicado de prensa “sus más profundas condolencias a los familiares de los connacionales fallecidos” e informó de que coordina con el consulado en Quito el acompañamiento de los heridos y los trámites necesarios para la repatriación de los cuerpos.


Este es el segundo accidente con una alta cifra de víctimas en dos días luego de que el domingo otro autobús volcó en el sur de Ecuador y causó la muerte de 12 simpatizantes del Barcelona SC, uno de los equipos más populares del país.

Rivera, quien previamente reportó 23 muertos y 20 heridos, señaló que entre los fallecidos también aparecen tres ecuatorianos que viajaban en un vehículo todoterreno contra el que chocó el bus antes de volcar en el sector de Palugo, a unos 30 kilómetros al este de Quito.

El funcionario añadió que entre las víctimas mortales hay tres niños y anotó que el bus aparentemente cubría la ruta desde la localidad amazónica de Lago Agrio (190 kilómetros al este) hasta Quito en su último tramo.

El accidente, según Rivera, se produjo en una pendiente descendente y el autobús impactó contra tres viviendas, una de las cuales quedó destruida, sin que se reporten víctimas en las casas afectadas.

La teniente de los Bomberos de Quito, Verónica Toapanta, informó que el accidente se registró durante la madrugada del martes y que el bus tenía matrícula extranjera.

El vehículo pertenece a una empresa colombiana que trasladaba a 38 personas desde la ciudad colombiana de Neiva hasta Ecuador por la selva amazónica, de acuerdo con el diario ecuatoriano El Universo.

La vía Pifo-Papallacta, con descensos y pronunciadas curvas, es de alto riesgo y escenario de fatales accidentes de carretera como el sucedido en setiembre del 2006, cuando 46 personas, incluidos varios niños, murieron al accidentarse en la denominada “curva de la muerte” un bus escolar que transportaba a 52 pasajeros.

El vehículo, que regresaba a Quito tras llevar a sus ocupantes a un paseo por Papallacta, una zona de aguas termales y donde el clima es de permanente lluvia y neblina, volcó e impactó varias veces contra las peñas de los costados de la vía.

El domingo pasado murieron 12 hinchas del club Barcelona del puerto de Guayaquil (suroeste), el más popular del fútbol de Ecuador, y otros 30 resultaron heridos al accidentarse el bus en el que viajaban tras asistir a un partido por el torneo nacional, en el que su equipo de visitante empató 1-1 con Deportivo Cuenca.

Los accidentes de tránsito figuran entre las principales causas de muerte en Ecuador . Estos sucesos dejan en promedio siete muertos y unos 80 heridos al día en el país, según el observatorio ciudadano Justicia Vial.

Un 96% de los siniestros en las vías están ligados al factor humano, impericia del conductor en la mayoría de casos.