4 septiembre, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Santiago. AFP El megaoperativo de rescate de un avión militar que cayó con 21 pasajeros al mar cerca de la isla Robinson Crusoe, en el océano Pacífico, llegó a la conclusión de que todos murieron de forma instantánea.

Así lo confirmó ayer el ministro de Defensa, Andrés Allamand, tras precisar que, hasta esa hora, solo se había logrado rescatar a cuatro cádaveres.

Según el vocero de gobierno Andrés Chadwick, los cuerpos fueron trasladados de la isla hasta el Servicio Médico Legal de Santiago. Se les identificó como Erwin Núñez, cabo de la Fuerza Aérea; Galia Díaz, funcionaria del Consejo Nacional de la Cultura; Roberto Bruce, periodista de la televisora TVN, y Silvia Slager, productora de TVN.

El accidente se produjo la tarde del viernes en la isla de Robinson Crusoe, parte del archipiélago de Juan Fernández, a unos 700 kilómetros de Chile continental.

“De la observación y la búsqueda en que participamos con el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, se concluye que el impacto fue tal que debió producir la muerte instantánea de todos los pasajeros”, declaró Allamand.

El operativo de búsqueda involucró el envío de seis aviones y dos fragatas. Las labores empezaron la noche del viernes, cuando, desde un avión Hércules C-130, se lanzaron al mar ocho paracaidistas, que hallaron una puerta del avión.

Otra aeronave de este tipo debió devolverse ayer hacia Santiago, pues tenía una deficiencia en el sistema hidráulico.

El accidente ha causado conmoción en Chile porque entre los desaparecidos había un equipo periodístico de cinco profesionales de la Televisión Nacional de Chile (TVN), encabezado por el animador Felipe Camiroaga, uno de los rostros más creíbles y queridos de la televisión local.