27 enero, 2013

CARACAS AFP Y EFE .  El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lamentó hoy las muertes registradas durante un motín ocurrido en la cárcel de Uribana, en el occidente del país, que dejó al menos 54 muertos y 80 heridos, y anunció que la Fiscalía y el Parlamento investigarán estos acontecimientos.

“Hubo una situación de confusión trágica que nosotros lamentamos, lamentamos mucho”, aseguró Maduro a su llegada al país, en la madrugada de hoy, procedente de Cuba.

Según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), la cárcel de Uribana tiene una capacidad para 850 reos, pero actualmente alberga a unos 2.500. Además, se halla bajo medidas provisionales de protección de la Corte Interamericana de Derechos Humanos desde 2007, que establecen que las autoridades deben velar por evitar la pérdida de vidas en su interior.

Las cárceles venezolanas sufren problemas de insalubridad, hacinamiento y violencia, y en muchos casos son controladas por bandas de reclusos fuertemente armados, que constantemente generan enfrentamientos internos.

Según cifras oficiales, hay casi 50.000 reclusos en Venezuela, pero la infraestructura carcelaria solo tiene capacidad para albergar a unos 14.000.

El director del Hospital Central de Barquisimeto, capital del estado occidental de Lara, Ruy Medina, informó ayer que este viernes funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana trasladaron al centro médico alrededor de 90 reos heridos de la cárcel de Uribana “ con múltiples heridas de bala”.

Detalló que 30 de ellos siguen aún hospitalizados “con heridas de cierta consideración” e indicó que tienen información de 64 fallecidos, al menos 12 de ellos en el hospital.

Etiquetado como: