El Mundo

Bogotá, líder en puntos de carga eléctrica para autos

Colombia posee actualmente 54 puntos de recarga para autos eléctricos y 131 conectores operando en 22 localidades del país

Bogotá. Colombia posee actualmente 54 puntos de recarga para autos eléctricos y 131 conectores operando en 22 localidades del país, según indican las cifras recopiladas por el proveedor de servicios de movilidad eléctrica Electromaps.

Bogotá es la que manda en las cifras de electrolineras al disponer de 17 estaciones y 41 conectores, secundada por Medellín con 10 puntos y 32 conectores, Cali con cuatro sitios y ocho conectores, Pereira con tres estaciones y 11 conectores, Ibagué con dos estaciones y siete conectores y Soacha con dos puntos de recarga y dos conectores.

Con un solo punto de recarga están: Bucaramanga, que cuenta con tres conectores, Armenia con un conector, Bello posee seis conectores, Cajicá con un conector, Cúcuta con un conector, Envigado con un conector, Itagüí con dos conectores, Sabaneta con tres conectores, Paipa con un conector, Pasto con un conector, Popayán con un conector, Rionegro con dos conectores, San Agustín con uno, Soatá con tres, Sogamoso con uno y Villeta con un conector.

En el informe titulado ‘Evolución y Perspectivas 2020 - 2021’ del mercado de combustibles líquidos en Colombia, de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), se indica que en el presente año se esperan inversiones de $500.000 millones por parte de aquellas empresas distribuidoras de combustibles que operan dentro del territorio nacional.

De acuerdo con esta proyección, el 62% de estos recursos serán destinados al mejoramiento de estaciones de servicio, el 17% a ampliaciones y mantenimiento de plantas, el 6% para proyectos de transición energética (electrolineras), el 2% para gestión socio-ambiental y el 13% en otras actividades (lubricantes y complementarios).

La ACP resalta la apuesta de las empresas del sector de combustibles a la transformación energética, la cual según se conoce, será del orden de $30.000 millones en el año 2021, esta es una inversión que estará enfocada principalmente al desarrollo de electrolineras en los corredores y las principales ciudades del territorio colombiano.

Con respecto a cómo creen que se dará esta transición en el país, los agentes de las empresas de la cadena de distribución de combustibles líquidos opinan que el cambio a la movilidad eléctrica será más lento que lo previsto en las metas del Gobierno, de llegar a los 600.000 vehículos eléctricos en el año 2030.

Entre tanto, un estudio contratado con un grupo de expertos en movilidad eléctrica por la Unidad de Planeación Minero- Energética (Upme) en 2019, sobre las proyecciones de penetración de la entrada de vehículos eléctricos (EVs) al país, establece que a 2030 habrá un total de 704.902 EVs livianos (incluyendo taxis), cifra que corresponderá al 8,3% del total de autos livianos registrados en la nación.

El documento pronostica también que para el año en mención se espera la entrada de 534.098 EVs, de los cuales se prevé que el 10% (53.409) requerirán puntos de carga pública.

Además, precisa que esta perspectiva de EVs en las urbes permite observar que para 2030 se deben haber instalado 1.888 puntos públicos de carga, a partir de una relación conservadora en donde todos los puntos de recarga pública tengan una potencia de 11 kilovatios (kW).

Bajo este supuesto, el 56,94% deben estar ubicados en Bogotá, 20,50% en Medellín, 16,26% en Cali y el 6,30% restante entre Pereira, Ibagué y Tunja.

El informe estima que durante 2019 y 2023 la poca llegada de EVs causará que se presente un bajo ingreso anual de cargadores públicos. No obstante, a partir de 2023 se espera el ingreso de 200 a 300 puntos de recarga pública en el país, con el objetivo de satisfacer el crecimiento y la entrada del parque automotor eléctrico.