El ataque empezó cuando un suicida detonó los explosivos que portaba su vehículo

 4 septiembre, 2014
Las fuerzas de seguridad afganas inspeccionan el sitio del ataque suicida en Jalalabad, al este de Kabul, Afganistán.
Las fuerzas de seguridad afganas inspeccionan el sitio del ataque suicida en Jalalabad, al este de Kabul, Afganistán.

Diecinueve personas -entre ellas cinco policías y 14 insurgentes- murieron y 65 fueron heridas en un ataque perpetrado hoy contra las oficinas de los servicios de inteligencia en el este de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

El ataque empezó cuando un suicida detonó los explosivos que portaba su vehículo frente a las instalaciones del servicio de inteligencia en Ghazni, capital de la provincia del mismo nombre, dijo a Efe el gobernador adjunto de la región, Mohamed Ahmadi.

A continuación, los talibanes hicieron explotar un segundo vehículo y asaltaron las oficinas de inteligencia, lo que provocó una batalla con las fuerzas de seguridad que duró tres horas.

“Al menos cinco policías murieron y otras 65 personas, entre ellas civiles, resultaron heridas” y fueron trasladadas a un hospital cercano, indicó Ahmadi.

La fuente indicó que en el ataque participaron 15 insurgentes, de los que 14 fueron muertos y uno escapó.

Los talibanes asumieron el ataque en un mensaje escrito en una de sus cuentas de Twitter.

Los atentados suicidas son, junto a los artefactos explosivos improvisados (IED, siglas en inglés), los métodos más recurrentes de los talibanes para atacar a las fuerzas afganas e internacionales, aunque en la práctica causan un elevado número de víctimas civiles.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas después de que el año pasado las fuerzas de seguridad afganas se hicieran responsables de la seguridad tras la retirada paulatina de la ISAF, que culminará definitivamente a finales de 2014.

Además, el país asiático se encuentra todavía en pleno proceso electoral con el recuento de los votos de las elecciones presidenciales tras las denuncias de fraude, una auditoría que ha pospuesto la toma de posesión del nuevo mandatario afgano.

A pesar de la retirada de la OTAN, Estados Unidos ha anunciado que mantendrá a unos 9.800 soldados en territorio afgano hasta finales de 2016.

Etiquetado como: