10 junio, 2009
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

París. AFP. Air France cambiaba desde ayer las sondas de control de velocidad de los aviones A330 y A340, cuestionadas en el accidente del vuelo AF447 Río-París, que cayó al Atlántico el 1.º de junio con 228 personas a bordo, indicaron fuentes sindicales de la compañía.

Todos los vuelos de aviones A330/340 de Air France “estarán equipados con por lo menos dos nuevas sondas a partir del martes, es decir que serán todos modificados hoy (ayer). Se hará aún cuando se produzcan retrasos”, explicó una fuente de los sindicatos de pilotos, luego de una reunión con la dirección de Air France.

Los dos sindicatos minoritarios Alter y Spaf llamaron al personal navegante técnico a rechazar embarcar en los A330 y A340 que no tuviesen al menos dos de las sondas Pitot modificadas.

La Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa, que analiza las causas técnicas del accidente del vuelo AF447, señaló el viernes “una incoherencia de las velocidades registradas” por las sondas.

Al día siguiente, Air France anunció haber observado desde mayo del 2008 “incidentes de pérdidas de informaciones anemométricas en vuelos crucero de A340 y A330” y que se vio obligada a acelerar su programa de reemplazo de los Pitot en esos aparatos a partir del 27 de abril.

Una nota interna de la compañía fechada el 6 de noviembre del 2008, consultada el lunes, señalaba “una cantidad significativa de incidentes” relacionados con las sondas Pitot, que “se produjeron en vuelo en nuestros A330-340”.

Según la nota de dos páginas, los incidentes analizados se dieron en un contexto de “zonas de escarcha” o de “turbulencias” débiles, moderadas o fuertes.

Las “anomalías” se referían a indicaciones de velocidades incorrectas, velocidades diferentes indicadas en las pantallas del comandante y del copiloto y desconexión del piloto automático, entre otras.

El sábado pasado, el constructor aeronáutico europeo Airbus confirmó que había iniciado un programa para mejorar y reemplazar dichas sondas, precisando que la modernización de algunos de esos aparatos no era nada extraordinario en la vida de un avión.

Ayer en la mañana, un portavoz del sindicato mayoritario de pilotos de la compañía (SNPL), Erick Derivry, estimó que en el estado actual de la investigación de la tragedia no había, por el momento, “nada establecido” y “simplemente una posible relación” entres dichas sondas y el accidente del AF447 Río-París del 1.º de junio.

La aerolínea belga Brussels Airlines, que indicó ayer que también había empezado a remplazar sus sensores Pitot, aunque señaló que “jamás había tenido ningún” incidente con estas sondas. Inició la sustitución en sus Airbus 330 en enero y planea finalizarla en julio. La suiza Swiss, del grupo Lufthansa, anunció ayer por su parte también que iniciaría el remplazo de las sondas Pitot.

La sonda Pitot es un tubo curvo situado en la parte delantera del avión que registra la presión estática y la presión dinámica, es decir del flujo del aire.

Si falta uno de esos valores, debido a la obstrucción de la sonda por la escarcha o por un objeto cualquiera, la información de la velocidad enviada a los ordenadores de vuelo será equivocada.