21 mayo, 2013

Chiang Mai. AFP. La creciente competencia por el agua podría causar un conflicto si los países no cooperan para compartir este bien cada vez más escaso, advirtieron los líderes de Asia-Pacífico.

Los esfuerzos regionales para garantizar el acceso al agua, en el centro y en el sureste asiático, han generado tensiones entre vecinos que dependen de los ríos para dar de comer a su creciente población.

La urbanización vertiginosa, cambio climático y aumento en la demanda de agricultura crean más presión por este recurso, aunado al hecho de que muy pocos tienen acceso al agua potable.

“Podría haber una guerra por los recursos”, dijo ayer la primera ministra tailandesa, Yingluck Shinawatra, durante la Cumbre del Agua Asia-Pacífico, en Tailandia.

Con el propósito de construir una resistencia regional para prevenir desastres naturales y llevar la seguridad en materia acuífera a lo alto de la agenda, los delegados adoptaron ayer la Declaración de Chiang Mai.

“No hay lugar para conflictos” en un planeta donde “ocurren cosas que nunca antes habían ocurrido” debido al cambio climático, concluyó el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili.

Etiquetado como: