Economía

Pymes exportadoras aún son tímidas para llegar a más clientes por Internet

Estudio de UPS en América Latina y EE. UU. muestra que las empresas admiten que compradores están llegando por sitios web y redes sociales, pero carecen de estrategias para potenciar más estas ventas

Las pequeñas y medianas empresas exportadoras de Costa Rica desaprovechan los canales digitales para aumentar sus ventas en el exterior.

Un estudio de la firma UPS, entre 2.082 pymes exportadoras e importadoras de América Latina (incluido Costa Rica) y Estados Unidos, muestra que, tanto en el país como en la región, más de la mitad de las empresas admiten que sus clientes están llegando por medio de los canales digitales, especialmente sus sitios web y las redes sociales.

Sin embargo, la mayoría no realiza inversiones en publicidad digital para potencializar más este canal. “Las empresas tienen un reto para crecer en las ventas en línea”, destacó Griselle Hidalgo, gerente regional de UPS.

El estudio indica que en general hay un mayor crecimiento del comercio exterior, tanto de importación como de exportación, por parte de las pymes de la región.

De hecho, según la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), el 76% de las empresas exportadoras del país son pymes.

“Una gran mayoría continúa realizando negocios de la manera considerada tradicional”, confirmó Andrés Gamboa, director ejecutivo de Cadexco.

La misma percepción se tiene en la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

“Las empresas no cuentan con una estrategia enfocada puntualmente en comercio electrónico y, por tanto, no tienen el recurso humano y tecnológico para la atención de este canal”, dijo Karina López, coordinadora de Investigación de Mercados de Procomer.

El estudio de UPS también mostró que las empresas consideran que los servicios de logística son su principal ventaja competitiva y resaltó que las pymes generan el 60% del empleo en la región.

A medias

El comportamiento de los exportadores es muy distante del que muestran los importadores.

Las empresas de importación realizan más transacciones en línea que las exportadoras, de acuerdo con el informe.

Una décima parte de ellos recurre incluso a marketplaces (sitios con ofertas en línea de distintas empresas y sectores) y redes sociales para contactar a su proveedores.

Aún así, los importadores todavía utilizan los canales tradicionales (teléfono, fax y contacto personal) para ponerse en contacto con los proveedores.

En el caso de los exportadores parte de los problemas para potenciar las ventas en línea se deben a que sus sitios web tienen debilidades en información de productos, fotos y especificaciones técnicas.

Al no aprovechar las estrategias y técnicas de optimización ni la publicidad digital se dificulta o se limita que sean encontrados en los buscadores por compradores potenciales.

El 36% de los exportadores que sí invirtió en este rubro indicó que sus ventas en líneas aumentaron un 25%.

A la hora de establecer el negocio y recibir el pago, la mayoría de exportadores siguen los canales convencionales.

Costará convencerlas de avanzar en el campo digital, pues la mayoría de las empresas indican que no perciben cambios en los costos o que estos aumentan cuando realizan ventas en línea.

Además, se reporta que –pese a la mayor eficiencia en los servicios de logística que disminuyen los plazos de entrega– las compras en línea tienen un impacto mínimo en los plazos de entrega.

La falta de mejoras en los tiempos de entrega tiene que ver con retrasos de producción, problemas de servicio y despacho aduanal, y demoras en el envío atribuidas al cliente.

Las empresas especifican que enfrentan demoras en aduanas, especialmente en el caso de productos importados.

El informe ubica a Costa Rica como el tercer país de la región donde ocurren estos problemas, apenas por encima de Argentina y Nicaragua.

“Nuestros países son los que más sufren en la parte de envío por el tema aduanal”, afirmó Gabriela Hidalgo, de UPS.

La ejecutiva recomendó elegir con cuidado los servicios de logística para reducir el impacto de estas demoras en las entregas e integrar aplicaciones que calculen costos y tiempos de entrega en los sitios web.

Falta capacitación

Varios son los factores que estarían limitando el aprovechamiento de todo el potencial de comercio electrónico por parte de las pymes, en particular de las exportadoras.

Aunque las empresas cuentan con perfiles en redes sociales, correo electrónico y sitios web para que las contacten, les falta fortalecer sus conocimientos en mercadeo digital y comercio electrónico, coincidieron por aparte los representantes de Cadexco y Procomer.

Según Karina López la experiencia de las pymes se centra en el mercado local, aparte que enfrentan limitaciones de capacidad productiva, tiempo y recursos para atender las tareas de producción, mercadeo y ventas.

Incluso las que participan en los programas de comercio electrónico que impulsa Procomer desde hace más de tres años son, principalmente, microempresas.

Muchas de ellas ingresan con grandes expectativas y cuando éstas no se cumplen en el corto plazo abandonan los esfuerzos en los canales digitales.

“Algunos productos como alimentos, productos de cuidado personal y de limpieza, entre otros, requieren formalidades adicionales ante autoridades extranjeras y eso añade retos a las posibilidades de enviar sus productos a otros países”, advirtió López.

Otro factor es que las empresas exportadoras colocan sus productos a través de firmas mayoristas, los cuales se encargan de distribuirlos hasta los consumidores finales.

Según Andrés Gamboa se requiere un fuerte esfuerzo para cambiar paradigmas y hasta modelos de negocios y que las pymes exportadoras costarricenses aprovechen las oportunidades que se abren con los canales digitales.

Aparte de la capacitación especializada en mercadeo digital y comercio electrónico, también haría falta financiamiento, apuntó Gamboa.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.