Gerardo Corrales. 23 diciembre, 2017

Mis deseos para los próximos cuatro años:

1. Lograr una mejor equidad en la distribución del ingreso. Nuestro país queda debiendo en este tema con más de un millón de costarricenses viviendo en el quintil de ingresos más bajo.

2. Aumentar la generación de empleo y oportunidades de obtención de un ingreso digno. Nada hacemos con seguir vanagloriándonos de una inflación muy baja, si cerca del 9% de la fuerza laboral disponible no encuentra un empleo.

10/2/2016, Tibás. Grupo Nación. Retrato del empresario Gerardo Corrales para blog del financiero, Foto Adrián Soto.
10/2/2016, Tibás. Grupo Nación. Retrato del empresario Gerardo Corrales para blog del financiero, Foto Adrián Soto.

3. Dejar de lado los intereses gremiales de sectores empresariales o sindicatos y con una visión país, no más arrancando el nuevo gobierno, firmar un pacto para la solución del déficit fiscal.

4. Reducir las tasas de interés en colones, cuyo promedio en el sistema financiero nacional es cercano al 15%, con niveles de inflación de un dígito.

5. Tomar la decisión para que la enseñanza y la calidad del inglés en las escuelas y colegios públicos, sea obligatoria, empezando por una nueva formación de los maestros o profesores que hoy enseñan spanglish.

6. Rendición de cuentas de las organizaciones que reciben el 8% del PIB para educación, en cuanto a calidad y aplicación de los fondos. De igual forma, exigir que las autoridades encargadas de aprobar los programas educativos sean más expeditas para adaptarlos a lo que el mercado laboral demanda.

7. Emítase la orden de Zapote para que, a lo sumo en los primeros seis meses de gobierno, toda entidad pública debe migrar a Merlink y con eso se acaba la corrupción y las coimas en las licitaciones y contrataciones públicas.

8. Cerca de $450 millones siguen sin colocarse de los recursos del peaje para el financiamiento de mipymes en el sistema de banca para el desarrollo. Se necesita un Poder Ejecutivo fuerte que ordene a los bancos del Estado colocar esos fondos que hoy duermen en títulos valores del mismo Gobierno.

9. Quitarse el miedo y pasar de la teoría a los hechos con las alianzas público privadas. No hay peor ciego que el que no quiere ver; zapatero a tus zapatos; la empresa privada a ejecutar obra y el sector público a supervisar, vigilar, y asegurarle al pueblo el uso óptimo de los recursos escasos y de uso alternativo.

10. Comprarse el pleito con los burócratas de los niveles medios del sector público que por negligencia, envidia, sacada de clavo, lo que quiera que sea, siguen obstaculizando y dificultando la tramitomanía y requisitos para nuevas empresas y proyectos.

11. Mano dura con las bandas y el narcotráfico. No más liberación de golondrinas y limpieza de jueces que se prestan para liberarlas a pesar de los esfuerzos de las autoridades policíacas del país.

12. Lucha frontal contra la corrupción que tanto daño moral, social, económico y espiritual le han ocasionado a nuestra querida Patria.

Niñito Dios, ten compasión de este país y abre los ojos de los indecisos para escoger, ante todo, no un gobernante, sino un equipo de gobierno multipartidario, que evite que tiremos por la borda otros cuatro años por falsas promesas de cambio.