Mónica Cerdas G. Hace 2 días
Capex no solo promueve, desarrolla y protege los intereses de sus asociados, sino también la imagen de la publicidad exterior. Foto: Rafael Pacheco
Capex no solo promueve, desarrolla y protege los intereses de sus asociados, sino también la imagen de la publicidad exterior. Foto: Rafael Pacheco

La Cámara de Publicidad Exterior (Capex), asociación de empresarios dedicados a la publicidad exterior en Costa Rica, pide espacio para participar en la elaboración o renovación de los reglamentos para la regulación de esa materia.

De acuerdo con la directora ejecutiva de Capex, Elena Rodríguez, las empresas de publicidad exterior deben tomar parte no para decir qué hacer sino para manifestar las necesidades que tienen los empresarios en esta materia, entre ellas destacan la existencia de formatos publicitarios que aún no están regulados.

“De los formatos móviles únicamente están reguladas las traseras de autobuses -que están reguladas vía Ley de Tránsito-, tenemos los formatos electrónicos que no están incluidos, tenemos formatos como los cerramientos urbanos que tampoco están incluidos y así una serie de cosas que fueron surgiendo posterior a la promulgación del reglamento (del MOPT) en el año 2001”, comentó la Directora Ejecutiva de Capex.

Además, piden que se tome en cuenta la voz de ellos para explicar cuestiones técnicas que se incluyen en los reglamentos, pero, por ejemplo, la persona que quiere colocar un rótulo en el local, posiblemente, desconoce.

Entonces, quieren proporcionar información para que los reglamentos sean fáciles de entender y tienen claro que pueden aportar mucho, sea desde el punto de vista de funcionamiento, de autorregulación u otros.

Sin embargo, para que puedan expresar esta y otras inquietudes, la funcionaria afirma que es necesario que exista una articulación con las dos entidades públicas que se encargan de regular la publicidad exterior en Costa Rica: el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y las municipalidades.

Finalmente, según Rodríguez, lo que falta para lograr esto es que las instituciones les brinden un espacio para participar.