Patricia Leitón.   22 julio
Ver más!

El presidente del Banco Central de Costa Rica, Rodrigo Cubero, explicó que el país tendrá un ingreso importante de divisas en el 2019 y el 2020, y así lo prevé el Programa Macroeconómico, presentado este lunes 22 de julio. Por eso podrían aprovechar para pagar por adelantado el crédito de $1.000 millones que el país adquirió, en el 2017, con el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

En seguida un resumen de la conversación.

– Si bien le entiendo va a haber un ingreso importante de divisas en el 2019 y en el 2020, ahí están estimando $1.500 millones de eurobonos del 2019 y mencionó $2.090 millones más en créditos externos. ¿Están suponiendo, también, el ingreso de $1.500 millones de eurobonos en el 2020?

– En esta revisión no. El Ministerio de Hacienda sí ha externado que tiene intención de volver a la Asamblea Legislativa el año que viene con una nueva solicitud por $1.500 millones.

“Además intervendremos para evitar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio, eso ha sido también una política reiterada del Banco Central”.

– Si vinieran estos recursos; además por la baja en las importaciones se está dando una menor demanda de divisas, y por la baja en las tasas de interés internacionales estamos teniendo ingresos de flujos financieros, entonces, ¿cómo va a administrar el Banco Central todo este ingreso de divisas?

– Estas son situaciones temporales, me refiero sobre todo a la reducción en las importaciones, esto claramente va ligado al incremento en el consumo: en el momento en que el consumo se reactive, y esa es justamente la apuesta que se está haciendo desde el Banco Central, desde el Conassif (Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero) y desde el Gobierno; con las medidas que se están tomando, reactivar el consumo y la inversión, las importaciones también deberían reactivarse.

“Están las otras fuerzas ahí, y como hemos dicho el Banco Central intervendrá en la medida en que se están dando fluctuaciones muy violentas en el tipo de cambio, pero no vamos a cambiar necesariamente la tendencia, lo que sí podríamos hacer es aprovechar una coyuntura donde hay una afluencia de divisas para que el Banco Central pueda hacer frente a los que pagos que ya de por sí tiene que hacer, tal vez, incluso, en forma adelantada, por ejemplo, este crédito del FLAR.

– ¿Habría posibilidad de pagar este crédito del FLAR?

– Sí, se puede pagar en forma adelantada, existe un pequeño castigo, pero la ventaja en términos de ahorro en intereses más que compensa el castigo que se da.

“Nosotros prevemos que si la posición de reservas internacionales netas justifica hacer un pago adelantado de este crédito, y aun así quedar con una posición sólida, no queremos comprometer tampoco la posición de reservas, podríamos considerar ciertamente esa opción”.

– Si las fuerzas del mercado fueran hacia la baja (del precio del dólar), como hemos visto en estos días, comienza la preocupación del sector exportador y del turismo, podría tener un efecto mayor en la desaceleración. Hay también quienes dicen que una baja en el tipo de cambio libera más a las familias que tienen créditos en dólares y las podría incentivar a consumir y tener un efecto positivo. ¿Puede afectar más la desaceleración una baja en el tipo de cambio o no?

-Los modelos macroeconómicos que tenemos, y que se tienen en los organismos internacionales, sugieren que para economías como la nuestra, que tienen un alto grado de dolarización financiera, una apreciación del tipo de cambio tiende más bien a ser expansiva, es decir, que contrario a lo que se supone en muchos modelos, en muchos libros de texto de economía, que una depreciación estimula la economía y que una apreciación desincentiva el crecimiento económico, en economías muy altamente dolarizadas hay un alto efecto que contrarresta esto, es lo que se llama el canal financiero.

“Justamente, por lo que usted decía, cuando hay familias o empresas altamente endeudadas en dólares, cuando se aprecia el tipo de cambio esas familias ven un respiro, y esas empresas ven un respiro, entonces podría estimular el consumo y la inversión. Cuando se da una apreciación del tipo de cambio, por otro lado, se desestimulan las exportaciones entonces el sector exportador, que en Costa Rica es muy dinámico, también podría sufrir, el efecto neto de esto es que básicamente una fuerza compensa a la otra, entonces no hay claridad de que un efecto sea mucho mayor que el otro.

“Nosotros entendemos que las fuerzas del mercado están empujando en este momento en una dirección, pero es transitorio, creemos que eso se puede revertir y ciertamente el Banco Central está aprovechando la coyuntura para, en primer lugar, restituir la posición de reservas que tenía con el sector público no bancario.

“Además intervendremos para evitar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio, eso ha sido también una política reiterada del Banco Central”.