Marvin Barquero. 7 noviembre, 2019
Entre la noche del 23 y la mañana del 24 de octubre se conoció públicamente la crisis en la cúpula del sector empresarial. Pero Gonzalo Delgado (al frente), junto con parte del Consejo Directivo, aseguró que se mantendría en el cargo. La presión, empero, lo obligó finamente a dimitir. Foto: John Durán
Entre la noche del 23 y la mañana del 24 de octubre se conoció públicamente la crisis en la cúpula del sector empresarial. Pero Gonzalo Delgado (al frente), junto con parte del Consejo Directivo, aseguró que se mantendría en el cargo. La presión, empero, lo obligó finamente a dimitir. Foto: John Durán

El choque entre varias cámaras del sector privado con su cúpula y la renuncia de tres de esos gremios a la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), no solo llevó a la renuncia del presidente de ese grupo, Gonzalo Delgado, sino que también reveló una crisis coyuntural y la necesidad de replantear los objetivos de la organización.

Tras semanas de crisis (los roces vienen desde el nombramiento de Delgado, en abril del 2018) en esa organización, cúpula del sector privado, Delgado se retiró este miércoles, como consecuencia de la presión que causó la desafiliación de las cámaras de Comercio de Costa Rica (CCCR), primero, luego de Industrias de Costa Rica (CICR) y Nacional de Bananeros (CNB).

La salida de los comerciantes se dio en la noche del 23 de octubre pasado, mientras que los industriales concretaron su separación de Uccaep en la mañana del día siguiente. Al terminar la tarde del 24 de octubre, Delgado comunicó que se mantenía en el puesto, acuerpado por una parte del Consejo Directivo.

Le siguieron en la ruptura los bananeros, quienes dieron a conocer su decisión de salir de la cúpula del sector empresarial el 29 de octubre pasado, así como la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), la cual ese lunes 4 de noviembre pidió la renuncia inmediata de Delgado y dijo que si para el 11 de noviembre no se había retirado este gremio, también se separaría de Uccaep.

Pese a que gran parte de las 47 cámaras integrantes de la Unión mantenían su apoyo al jerarca Delgado, la crisis coyuntural no se pudo ocultar y la presión era insostenible. Los afiliados afirman que la CCCR, la CICR y el gremio de la construcción no solo están entre los afiliados más grandes, sino también entre los que más cuota o aporte económico dan. En la Unión, los aportes son conforme al tamaño del gremio, pero el voto vale igual.

“Ante la presión que recibí de definir una fecha para mi separación y con la amenaza de buscar la salida de otras cámaras, decidí que no debía dedicar más tiempo y energías a una situación cuyos propósitos no son del todo transparentes”, declaró Delgado en un comunicado.

Los gremios contrarios a la gestión de Delgado denuncian ausencia de liderazgo y afirman que los intereses relevantes de sus sectores no estaban representados en las acciones de Uccaep.

Luego de la renuncia de Delgado, la presidenta de la CCCR , Yolanda Fernández, dijo que ese gremio refirma su salida de Uccaep, mientras que la CICR comunicó que no ahondarán en el asunto y un eventual regreso depende los acuerdos de su Junta Directiva.

Como cúpula del sector empresarial, Uccaep tiene un puesto en 58 comisiones o juntas directivas de entidades públicas, un reflejo de su relevancia. Esos cupos están creados por ley o por decreto.

Más que egos

Más allá de los egos, que también actuaron en esta crisis de la cúpula empresarial, los cambios necesarios en esa organización también tomaron el escenario: una visión horizontal que integre a los 47 gremios en propuestas para los grandes problemas nacionales, una libertad para que cada gremio asuma la defensa de sus intereses particulares, la reforma de los estatutos, fortalecer la representatividad donde la ley o decretos les de posiciones directas, una reingeniería interna para adecuarse a las nuevas realidades.

La presencia de los egos resultó ineludible. “Me parece que no hay empatía entre los presidentes de algunas cámaras y el de la Unión”, expresó abiertamente el jerarca de la Cámara Nacional de Agricultura y AgroindUstria (CNAA), Juan Rafael Lizano. Este empresario y dirigente es expresidente de Uccaep y exministro de Agricultura y Ganadería y de Seguridad Pública.

“Una vez acabada la lucha de egos y de enfrentamiento político, vuelve el escenario para “construir” la organización que se reclama. Debería tener una presencia fuerte en temas transversales que tocan igual a todos los gremios empresariales”, recordó Fernández. Entre ellos están desarrollo sostenible, laboral, seguridad, política fiscal, según la Cámara de Comercio de Costa Rica.

Junto a eso, la presencia de los empresarios en las 58 instituciones resulta fundamental. El vicepresidente de la Unión y ahora presidente interino, Álvaro Sáenz, así lo entiende y dice que se debe fortalecer la representatividad en esas entidades. Quizá así, los gremios disidentes se sientan finalmente representados.

Entrevista: cinco minutos
Álvaro Sáenz, presidente interino de Uccaep: ‘Fortaleza no solo está en las cuotas’

- ¿Qué sigue a partir de ahora, usted se mantendrá hasta mayo del 2020, cuando termine el actual periodo?

- No. El estatuto dice que ante la ausencia permanente del presidente, el fiscal convocará a una asamblea para elegir el presidente. Podría ser finales de noviembre o inicios de diciembre.

- ¿Mientras tanto, usted se dedicará a atraer a las cámaras que se fueron?

-Básicamente hay tres cosas. Sigue primero recomponer, continuar el tema del planeamiento, el cambio de estatutos y el remozamiento.

”Segundo, atraer a las cámaras que se han ido, invitarlas a que vuelvan, pues la fortaleza no solo está en las cuotas, sino en el talento y conocimiento de cada cámara en temas particulares, con el fin de tener una posición fuerte ante las amenazas a la seguridad jurídica y potenciar el crecimiento de la inversión para generar empleo.

”Tercero, tratar de que mejoremos la representatividad del sector y el trabajo en las comisiones de 58 instituciones del Estado donde está Uccaep, por ley o por decreto. Entre ellas están la Caja, el Banhvi y el Consejo de Concesiones. Esto es muy importante, es una responsabilidad, estamos representando al sector empresarial, a las empresas pequeñas, porque el 70% del parque empresarial del país son formas que tienen menos de cinco empleados. Uccaep representa a la empresa privada, no,a las grandes empresas".

- ¿Qué significa esa responsabilidad de representar a todo el sector empresarial?

- Que tenemos que velar por los principios básicos, por los precios de la energía, por el valor de los combustibles, por la mano de obra, etcétera.

-¿Qué opina de la situación de Uccaep y la salida del presidente de la organización?

- A veces se acaban los espacios políticos, pese a la gran labor de don Gonzalo. Él mismo convocó a la sesión de hoy y tomó la decisión de irse, de una forma muy noble, para permitir la unidad del sector empresarial.