AFP . 14 agosto
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, brindó una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial Casa Rosada, en Buenos Aires, el 12 de agosto del 2019, un día después de las elecciones primarias. Foto: AFP
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, brindó una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial Casa Rosada, en Buenos Aires, el 12 de agosto del 2019, un día después de las elecciones primarias. Foto: AFP

Buenos Aires. El presidente argentino Mauricio Macri anunció este miércoles beneficios salariales y recortes de impuestos, en un intento por rescatar apoyo electoral de cara a las presidenciales de octubre por parte de sectores cansados de sus políticas de austeridad.

Macri –que sufrió un duro revés en elecciones primarias del domingo frente a la fórmula peronista de centro-izquierda de Alberto Fernández y Cristina Fernández– anunció modestos bonos salariales, una reducción impositiva para los trabajadores y pequeñas empresas, y la congelación del precio de la gasolina durante 90 días.

Además habrá un aumento del salario mínimo, actualmente de 12.500 pesos mensuales ($208) y que se encuentra por debajo del costo de la canasta básica, aunque no precisó el monto.

“Mi tarea es asegurar la gobernabilidad. El diálogo es el único camino. La incertidumbre ha generado mucho daño y nos obliga a ser responsables. Quiero transmitir tranquilidad en este proceso electoral que ha comenzado”, manifestó el mandatario en un mensaje difundido antes de la apertura de los mercados, sacudidos por una corrida cambiaria desde el lunes.

Más tarde, el mandatario contó en las redes que mantuvo “una buena y larga conversación” con Alberto Fernández. “Él se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral, y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”, tuiteó.

En reacción a los resultados electorales, el lunes la moneda argentina se depreció casi 20% y la bolsa de Buenos Aires cayó 38% mientras se desplomaban acciones y bonos argentinos en Nueva York.

Una mujer revisa los precios en un supermercado en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 14 de agosto del 2019. Foto: AP
Una mujer revisa los precios en un supermercado en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 14 de agosto del 2019. Foto: AP

Después del anuncio de este miércoles, la moneda argentina siguió perdiendo valor y cerró la jornada en 62,18 pesos por dólar; una depreciación de 6,19% con respecto al martes. En tanto, la Bolsa caía 2,73%, una hora antes del cierre.

‘Medidas tardías’

“Macri toma tardíamente estas medidas sin tener en cuenta las consecuencias. Intenta mover el consumo y eso no está mal, pero se deben hacer en un marco de acuerdo de 180 días porque sino es riesgoso”, dijo su rival Fernández en declaraciones a El Destape Radio.

"Es como el padre nuestro que rezan los ateos antes de morir, no sirve", agregó.

Las medidas se extenderán hasta fin de año y tendrán un costo fiscal de 40.000 millones de pesos (unos $665 millones). Macri, que termina su mandato el 10 de diciembre, lleva a cabo un programa de fuerte ajuste acordado con el Fondo Monetario Internacional a cambio de un crédito de $56.000 millones.

‘Cansados’

El mandatario anunció un paquete de medidas "para aliviar el bolsillo de los argentinos", ya afectados por una inflación de 22,4% entre enero y junio, que sufrirán un nuevo golpe por efecto de la depreciación de la moneda. En el anualizado, junio a junio, la inflación acumuló 55,8%, una de las más altas del mundo.

"Lo que les pedí fue muy difícil, fue como trepar el (monte) Aconcagua. Están afectados y cansados. Llegar a fin de mes se transformó en una tarea imposible", admitió el presidente sobre sus tres años y medio de gobierno.

Presidente argentino pide disculpas por enojo tras revés electoral

Sectores productivos han llamado a que Macri y Fernández logren un consenso mínimo que calme a los mercados. Fernández señaló que no desea ser "partícipe" de las decisiones presidenciales".

"Macri debe gobernar hasta el último día, cuenta con mi ayuda para que termine su mandato que no debe estar puesto en duda. Ahora debe primar su rol como presidente y no como candidato", dijo.

El analista Michael Shifter, del centro de estudios Diálogo Interamericano, opinó que "si Macri llega a la línea de meta para transferir los poderes depende en gran medida de que lo diga y haga en los dos próximos meses".

“Su discurso del lunes (tras el revés) advirtiendo sobre el retorno de Cristina Kirchner y sugiriendo que quienes votan contra él no entienden la realidad del país, no fue tranquilizador”, afirmó Shifter.

La intención del gobierno es que las medidas abarquen a 17 millones de trabajadores y sus familias, así como a pequeñas y medianas empresas.

“Reflejan la necesidad de enfocarse en los sectores que más han sido afectados por la crisis económica y que le dieron la espalda al presidente en las primarias. Muestran la necesidad de recuperar a por lo menos una parte de esos votantes”, estimó Paula García Tufro, experta del Atlantic Council.