María Fernanda Cisneros. 4 enero

Los cantones de Santa Cruz, Garabito, Parrita, San Carlos, Grecia, Pococí, Guácimo y Limón están lejos de encabezar la lista de los sitios que ofrecen el mejor ambiente para la competitividad, pero son las ocho zonas de la periferia que lograron mejorarlo en los últimos 11 años.

Todos ellos subieron un escalón, de 2006 a 2016, en el Índice de Competitividad Cantonal (ICC), presentado por el Observatorio del Desarrollo (OdD) y la Escuela de Economía de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El indicador analiza el desempeño relativo de los 81 cantones del país y los sitúa en una de las cinco categorías que van de "muy bajo" nivel de competitividad a "muy alto".

El análisis se ejecuta al calificar la gestión que realizan en siete variables o pilares: el entorno económico, el desempeño del gobierno local, el acceso y la calidad de la infraestructura, el clima empresarial, el clima laboral, la innovación y la calidad de vida.

Gráfico: Evolución de la competitividad
Gráfico: Evolución de la competitividad

Santa Cruz, Garabito, San Carlos y Grecia pasaron de "bajo" a "medio" en su nivel de competitividad. Mientras, el resto se movieron de "muy bajo" a "bajo".

Estos cantones mejoraron las condiciones de competitividad pero lo hicieron gracias a aportes en distintos pilares.

Santa Cruz destaca en las políticas que ejecuta el Gobierno. En este segmento es donde muestra resultados que se asemejan a los cantones más competitivos del país. Ocupa el puesto 4 de entre todos los cantones.

Lo que permite, principalmente, que el cantón muestre buenos niveles en las políticas de Gobierno son los días para conceder patentes comerciales, categoría en la que ocupa el primer lugar en rapidez, así como en el número de evaluaciones de impacto ambiental por permiso de construcción.

El índice lo sitúa en el puesto dos en el esfuerzo municipal en mitigación ambiental. También, en el clima laboral, ocupa el puesto 13 en la cobertura de inglés en primaria y cobertura de educación secundaria.

El cantón de San Carlos destaca por su clima laboral. Foto: Carlos Hernández
El cantón de San Carlos destaca por su clima laboral. Foto: Carlos Hernández

En 2016, infraestructura e innovación contribuyeron más en la competitividad de Santa Cruz, respecto al 2006. Esto quiere decir que permitieron una mejora a lo interno del cantón, aunque este se mantiene rezagado en ambos pilares respecto al resto de cantones.

El cantón se ubica en el puesto 31 de 81 cantones en infraestructura.

Dentro de los factores que analiza ese rubro está la cobertura de redes. Según el ICC, este cantón se sitúa en el puesto 5 en cobertura de desempeño de descarga global 3G y en el puesto 10 en cobertura y calidad de la red móvil 3G.

Sin embargo, está en el puesto 59 en cuanto a viviendas con acceso a electricidad por kilómetro cuadrado.

La inversión en infraestructura vial cantonal por parte de la Municipalidad de Santa Cruz, con el apoyo del Consejo Municipal y del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), ha permitido que el cantón realice mejoras y asfalte muchas calles de la zona, explicó María Rosa López, la alcaldesa de Santa Cruz.

La Municipalidad trabaja en la mejora de sus calles, afirmó López. Recientemente, solicitó un préstamo de ¢2.000 millones al Banco Popular para asfaltar las vías de varias comunidades.

Este dinero ya se ejecutó y ahora se tramitan ¢3.500 millones y otros ¢11.000 millones, que fueron solicitados al Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), para desarrollar un nuevo edificio municipal y para ejecutar un nuevo plan de acción que pretende mejorar la infraestructura del cantón.

Por otro lado, el pilar de la innovación evalúa la concentración de exportaciones en alta tecnología, el porcentaje de matrícula en ciencias y tecnología, así como el porcentaje de escuelas y colegios con Internet.

El cantón ocupa el puesto 66 de 81.

Según López, Santa Cruz ha recibido el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), del Ministerio de Educación Pública (MEP) y de Coopeguanacaste, pero hace falta mucho más, por ejemplo, para instalar Internet en los centros educativos.

Garabito, por su lado, mejoró el porcentaje de la red vial cantonal pavimentada y muestra un mayor empleo formal, respecto a la población económicamente activa (PEA), más alto que en 2009.

También, en las políticas de Gobierno y el entorno económico Garabito alcanza a los cantones más competitivos del país.

Esto se debe principalmente al equilibrio de los ingresos municipalidad per cápita versus los egresos, así como por el comportamiento del gasto municipal no administrativo per cápita y la buena participación en elecciones municipales.

A diferencia de Santa Cruz y Garabito, Parrita no logra alcanzar o superar a los cantones más competitivos en alguno de los siete pilares del estudio.

Sin embargo, este cantón sí mejoró el dinamismo de su actividad económica entre 2011 y 2016. También, durante ese periodo, percibió un crecimiento del empleo formal respecto al PEA.

Parrita ocupa el primer puesto, de entre todos los cantones, en la cobertura de la educación secundaria y en el porcentaje de desempeño de descarga global 3G.

San Carlos, por su lado, destaca en el clima laboral, donde ocupa el noveno puesto de entre los 81 cantones del país.

Este factor analiza la cobertura de inglés en primaria, la educación secundaria, matrícula terciaria, población económicamente activa, especialización de trabajador en servicios e industria y la tasa de crecimiento del empleo formal.

De esta lista, San Carlos se ubica dentro de los diez primeros cantones en el nivel de matricula terciaria y la cantidad de población económicamente activa.

Destaca que aunque esta zona cuenta con una buena porción de población en condiciones para laborar, el crecimiento del empleo formal en la zona no avanza más que hace 11 años.

Esto quiere decir que la población que lo habita debe buscar trabajo fuera del cantón, explicó Anabelle Ulate, investigadora de la UCR.

Este cantón también ocupa un buen nivel en el análisis económico.

La tasa de crecimiento del consumo eléctrico –que el índice relaciona directamente al dinamismo de la actividad económica– muestra un crecimiento en los últimos 11 años, con especial énfasis en 2016.

El más reciente informe de la Contraloría General de la República otorgó a la Municipalidad de San Carlos la más alta puntuación en la gestión municipal ejecutada en 2016.

Dentro de las mejoras destaca que en Pital dejaron de tomar agua de pozos contaminados desde que la Municipalidad construyó el megaacueducto.

Uno adicional es que antes se tardaban dos meses en otorgar permisos de construcción pero ahora lo hacen en dos días, explicó Alfredo Córdoba, alcalde del municipio a La Nación.

San Carlos también fue una de las 10 zonas que la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde) identificó como ciudades emergentes con mayor potencial para atraer inversión extranjera directa y de las que se pretende mejorar las condiciones de promoción.

Otros cantones que fueron mapeados por Cinde, por su potencial de desarrollo, fueron Limón y Pococí.

Precisamente estos dos lugares también mostraron una mejora en su competitividad en el índice de la UCR. Limón, por el crecimiento del empleo formal y mejoras en innovación, mientras que Pococí lo logró por un mayor porcentaje de la red vial cantonal pavimentada y más metros cuadrados de construcción.

Aunque ambos cantones mejoraron su competitividad, aún están rezagados respecto al resto de zonas. En la mayoría de categorías se ubican en la parte baja de la tabla.

"Cinde ha manifestado en reiteradas ocasiones la necesidad país que existe para que zonas no tradicionales para la inversión logren fortalecer su clima de negocios local y competitividad, que les permitan contar con oportunidades para captar proyectos de inversión de acuerdo a sus características y potencial", explicó Jorge Sequeira, director general de Cinde.

Como parte del estudio realizado por Cinde, la institución inició un trabajo aún más cercano con esos 10 cantones, para trabajar de la mano con ellos en su organización local, evaluación interna de su estado de competitividad y área de mejoras, así como de los requerimientos de atención que las empresas multinacionales requieren en sus procesos de instalación.

Un equipo multidisciplinario de Cinde ha acompañado a las comunidades en un proceso de diagnóstico de áreas de mejora, así como en la organización local, al tiempo que mantiene la promoción de éstas como opciones para potenciales proyectos de inversión.

Entre tanto, los dos últimos cantones que mejoraron las condiciones de competitividad en el índice de la UCR son Guácimo y Grecia.

Respecto al resto de cantones, Guácimo está en los primeros 20 puestos en el clima económico y el empresarial.

El consumo eléctrico del cantón ha subido en los últimos años, pero principalmente en 2016.

El fuerte de Grecia es su clima empresarial, por la atracción de actividad económica, así como la cantidad de días para conceder patentes comerciales.

La innovación del cantón también genera un mayor aporte a la competitividad, en relación con el nivel de hace 11 años.